Páginas vistas en total

miércoles, 2 de julio de 2008

el tema de la basura o disposición de los desechos sólidos domiciliarios es algo que abruma

no sólo en santa cruz donde se produjo un bloqueo al vertedero de normandía, sino en cochabamba, la paz y otras ciudades es que se produce tanta basura que no hay forma de deshacerse de ella. en sucesivas notas nos ocuparemos de ello. en realidad se trata de reproducir artículos míos que fueron objeto de mi preocupación por los años 80 cuando no se nos prestó suficiente atención:

Habiendo publicado la introducción y las generalidades, incorporamos hoy vemos:

Planta industrial de incineración de desechos sólidos

El concepto con que se maneja la basura integral comienza en la limpieza de calles y plazas, el recojo de basuras y escombros, su transporte a las plantas de selección o recuperación o reciclaje como quiera denominarse y la deposición final que consiste en enterrar la basura algunos metros bajo tierra y bajo ciertas normas que garanticen su descomposición o transformación por obra de la naturaleza en algún tipo de material inocuo, o en gases, como el metano que si no se controla resulta siendo peligroso para la vida humana, una bomba de tiempo que puede explotar, provocar incendios y otras catástrofes.
En el tercer mundo, esto de la deposición va junto a la creación de grandes basurales como el de Kara Kara en Cochabamba que es un foco de infección, un centro o habitáculo de animales, gatos, perros, ratas y microbios sin fin que se expanden sin control por todos los ámbitos y provocan epidemias que van desde infecciones intestinales, irritación crónica de ojos, oídos, nariz y garganta, danos en la piel y el cuero cabelludo y otros más agudos, que según los salubristas van del cáncer a otros males insalvables.

De todos modos, lo que nadie quiere tener es un basural cerca de casa. Si los pobladores aceptaron la existencia de Kara kara, se debió a ser una zona despoblada, relativamente aislada del resto y que muy bien podía servir de enterradero de toda la basura de Cochabamba, por su proximidad a una quebrada que desemboca en un riachuelo y en el viejo, mal entendido concepto de que las aguas se llevarían los desechos, aunque en la práctica no ocurrió tal cosa.
Para el funcionamiento de los depósitos de desechos domésticos, sanitarios, industriales, de sustancias peligrosas existen normas que se están aplicando en todos los países que suscriben los convenios sobre el medio ambiente, que cada vez son más exigentes y más comunes. De estas normas se establece que la basura debe ser clasificada para ser enterrada, pues resulta muy peligroso poner en un mismo hueco, restos sanitarios que contienen bacterias infecciosas, o aceites, sustancias químicas, pinturas, desodorantes, insecticidas, higienizadores que se podrían mezclar con alimentos en descomposición y plásticos, y papeles que si bien tienen distintos grados y tiempos de descomposición deben ser tratados bajo estrictas normas. Por lo menos en países como Suecia, se ha dispuesto cuatro grandes deponedores de la basura altamente peligrosa y de muy lenta desaparición, ciertas materias pueden demorar varios anos y los de marcada peligrosidad. Las municipalidades están obligadas a enviar a estos sitios de deposición común la basura clasificada, servicio que es cancelado a la Alcaldía que lo mantiene. Estamos muy lejos de lograr acuerdos así en nuestra Bolivia, pero no es del todo imposible, porque la conciencia ecológica de la población, de los líderes de los municipios va en aumento y la urgencia de preservar el capital humano, el don más preciado de toda comunidad así lo demanda. En resumen, lo menos que se debe exigir son los vertederos controlados. Que garanticen la impermeabilidad de los suelos, alejados de corrientes subterráneas. Es harto sabido que la putrefacción y las lluvias producen líquidos contaminantes que deben ser recogidos y tratados antes de ser vertidos a sus cauces naturales. Tiene que haber enterramiento permanente y encapado de las basuras, puesto que la fermentación produce el metanol que debe ser evacuado correctamente, para evitar las explosiones que hemos mencionado y los incendios.
Sin embargo de esta solución que es la más tradicional, en países desarrollados se ha ido por una solución técnica más moderna y a la larga más efectiva e incluso de un costo de mantenimiento más bajo. Nos referimos a los grandes hornos de incineración. El concepto es claro. Los recolectores de basura la comprimen y llevan hasta la boca de grandes silos, uno o dos por cada planta, los dejan caer sin mayor manipuleo de donde unas poderosas garras mecánicas las transportan hasta el horno que produce la combustión y recupera los gases para impulsar generadores de energía, otros gases que se sueltan al aire y las cenizas que en muchos lugares se utilizan como colchón para construír carreteras. En las regiones donde el costo de energía es considerable, estas plantas de incineración han resultado la gran solución porque por un lado se alimentan, o sea utilizan una materia prima muy barata, la basura y por el otro entregan energía eléctrica que se conecta a la red de distribución. "Mire usted, me señalaba un técnico en la estación de Halmstad, Suecia, el gran beneficio que resulta de esta planta. Por aquí la materia prima con cero de costo o costo muy bajo y por otro la salida de energía al precio de bolsa del día. Se factura en el momento de la entrega a la red. Un negocio redondo"
Entusiasmados con el procedimiento y estimando que Cochabamba producía basura en un volumen que podría justificar el gasto de varios millones de dólares para construír una planta de tamaño mediano, nos trasladamos hasta las oficinas de EMSA (Empresa Municipal de Servicios de Limpieza), y sus técnicos acogieron con beneplácito la idea, sin embargo por aquellos anos (1995-1997) la producción de basura efectiva para alimentar un horno no era suficientemente voluminosa por lo que surgió la idea, que compartimos con el mayor conocedor de la materia en Cochabamba don Alberto de la Reza, un consultor internacional que ha venido trabajando en un proyecto global para ofrecer soluciones también globales, que lo mejor que podría suceder, sería la fusión de una mancomunidad de municipios que juntara su producción y poseyera la planta como propiedad común.
Sé de los esfuerzos del lic. De la Reza, que no dieron resultado. El otro frente opuesto a la Incineración es el costo de la energía, algunos puntos superiores al costo de generadores alimentados por el gas natural. O sea, financieramente no sería aceptable, aunque como servicio, o sea mantenido por el Municipio se justifica plenamente. Sin embargo, la última palabra será dicha por los nuevos estudios una vez lograda la Mancomunidad por ejemplo de Cercado, Quillacollo, Sacaba y talvez Punata y Cliza. El costo del transporte se bajaría bastante utilizando estaciones intermedias donde se procesaría la compresión. El tema amerita los comentarios de nuestros lectores y de los expertos.

De la Recolección, Transporte y Estaciones de Acopio

Las normas para el manejo de los desechos sólidos se van estandarizando más, de acuerdo al énfasis, a la política de medio ambiente que se asuma por cada Municipio, lo evidente es que todas las grandes y medianas municipalidades de Bolivia, merced en parte a los recursos de la descentralización están poniendo en práctica programas más o menos ambiciosos y se están organizando empresas municipales de sanidad ambiental y están surgiendo iniciativas para asumir los costos operativos de plantas de selección o de transporte. Lo importante en este campo, es la coordinación y la cooperación para no repetir esfuerzos administrativos y de personal que tienen costos muy elevados.
El transporte se realiza en carretillas, mulos o asnos, carretones tirados por bueyes o diversos tipos de motorizados. Muchas alcaldías tienen subcontratistas privados para las tareas de la recogida de los desechos. Del estudio realizado para elaborar estas crónicas y teniendo al frente tres ciudades tipo se advierte que las zonas suburbanas acusan carencias de este servicio, la frecuencia de los carros basureros es menor que en los centros urbanos o barrios residenciales. En ciudades como Cochabamba o Santa Cruz, no existen estaciones intermedias que podrían abaratar el costo del transporte. La basura se recoge de sus sitios de origen, calles y plazas y mercados y se transporta a los cenizales, o lugares de deposición. En Europa la recogida se hace en dos y hasta en tres partes. Al centro de acopio donde se la tritura y reduce de tamaño, así comprimida se traslada en vehículos de mayor capacidad hasta su destino final, procedimiento que significa menores costos de transporte.
Calles estrechas o vías sin asfaltar provocan rotura de piezas mecánicas y desgaste prematuro de los vehículos y maquinarias. Para estos fines se adquieren inclusive vehículos de segunda mano, lo que en algunos casos eleva el costo por la necesidad de repuestos, de ahí la conveniencia de efectuar estudios de factibilidad que muestren las soluciones más convenientes, no siempre las más fáciles. En Cochabamba se ha dado varias veces que el 80% del equipo destinado a la recolección de basura o reparación de calles, estaba averiado, inmovilizado por falta de repuestos, a punto de convertirse en chatarra por falta de un adecuado mantenimiento. En Bolivia en general, no le damos la importancia debida a este rubro del mantenimiento. Se considera algo secundario, mientras que una sana práctica administrativa recomienda poner atención y dotar de todos los recursos tanto humanos como financieros al mantenimiento. Sólo a manera de ejemplo citemos el caso del sistema educativo. El primer ítem es para el Director, luego jefe de estudios, profesores, etc. y el último ítem lo tiene el portero, que muchas veces es también el encargado de mantenimiento y hasta de la seguridad del edificio escolar. En Suecia el segundo ítem, lo ocupa el Responsable del mantenimiento porque de la tarea que realice depende la duración de los equipos, el buen estado de la infraestructura, en suma la marcha de la unidad.
Muchas veces una misma máquina tiene que realizar varias tareas por dar un caso, un cargador frontal tiene que cargar y descargar camiones, la basura en los rellenos sanitarios, pero también compactar la basura. Dentro de un concepto moderno para el tratamiento de la basura se tiene una máquina para cada tarea ya que un buen manejo es también importante para utilizar los contenedores y su labor de carga y descarga. Los errores pueden provocar incendios por el desprendimiento de gases o la desaparición de importantes piezas destinadas a fines ajenos a la recolección.
La industria de la recuperación o del reciclaje

Los plásticos o bolsas de polietileno son materiales a recuperar. Muchos "rebuscadores" lavan el plástico. "Yo comienzo a trabajar a las cuatro de la mañana cuando están llegando los primeros basureros (Vehículos que acarrean la basura recogida en las calles) Algo más después, de vuelta en casa, me pongo a lavar las bolsas, las hago secar y por la tarde las vendo a un rescatador. Al día siguiente realizo la misma tarea. Así todos los días", del relato de uno de los miles de recolectores que entregan su producto a los recicladores que convierten el plástico en grano y nuevas bolsas, canastos, mangueras, etc. En Namibia se usa una tecnología moderna. "Recuperamos el plástico para mantener limpia la tierra de cultivo. La industria de la recuperación acusa ganancias seguida del reciclaje del papel que se convierte en material de embalaje, periódicos, en papel higiénico. La recuperación de metales como el aluminio, facilita la producción local de ollas y cacerolas. Otros metales sirven a las fundidoras que tienen un mercado nacional o para la exportación a países vecinos que cuentan con industrias metalúrgicas. La selección y recolección de materias recuperables significa una forma de supervivencia de los pobladores más pobres en las zonas menos favorecidas de Namibia, donde la protección social es una rareza.
< La biodegración y el compos

En los países subdesarrollados se produce aproximadamente el 60% de la basura orgánica con alto contenido de humedad dependiendo de la frecuencia de lluvias y precipitaciones y de si los depósitos de basura están o no bajo cubierta. Este tipo de basura resulta adecuado para el composit o el proceso de biodegración que conduce a la producción de abonos para el cultivo. Para aumentar el contenido de nitrógeno y mejorar la relación de biodegración se tritura la basura y mezcla con estiércol, orines (amoníaco) y barro. Para alcanzar una aceptable cualidad de tierra de abono llamada composit, es importante que el barro no contenga niveles altos de metales ni substancias tóxicas más allá de los porcentajes normalmente tolerados. Por ésto es vital cuando se planea un programa de biodegradación separar la basura que contenga substancias ecológicamente peligrosas de los volúmenes de basura que se desea transformar en materia de abono.
En las grandes ciudades donde es considerable cantidad de basura, puede resultar adecuado establecer un mecanismo de selección que combine con una planta de biodegración. Las plantas de producción de abonos con elevada tecnología si se operan en forma adecuada pueden ofrecer un alto estandar de rentabilidad. En las megaciudades con más de cinco mil toneladas de basura diaria se tiene que producir también grandes cantidades de abono natural, por lo que ya está resultando dificultoso encontrar sitios de deposición, lo mismo en Bolivia que en Europa. Nadie quiere tener basurales cerca de donde uno habita y si finalmente tiene que tenerlos se cobran precios cada vez más altos. Es típico el caso de Kara Kara. Al principio nadie reclamó por su existencia, tiempo después cuando su entorno se fué urbanizando, todos pidieron su cierre o su traslado, proceso que dura ya varios anos, porque la Municipalidad no encuentra otro Kara Kara donde deponer los desechos. Todo indica que el precio a pagar por un nuevo basural será muy alto, mayormente distante de sitios poblados por ello mismo mayormente costoso de operar.
Aunque el rubro merecerá de nuestra parte un análisis minucioso por la actualidad del tema, digamos que otra forma de tratar la basura es procediendo a su incineración, aunque en muchos países subdesarrollados el contenido de la basura es de resíduos orgánicos, alta humedad y de bajo valor energético, las plantas de incineración son a menudo de alto costo y suponen el uso de avanzada tecnología y personal técnico especializado. En países subdesarrollados existen plantas que poseen un estandar técnico primario y la mayoría de los incineradores en funcionamiento dejan escapar al aire substancias tóxicas que dañan el medio ambiente, provocan el enrarecimiento del aire por la diseminación de cenizas y gases nocivos.
La siguiente nota estará marcada por el relleno sanitario y la deposición final

III. Modelos de generación y selección
Los expertos diferencian la basura de los países ricos y la que producen los menos desarrollados y nos ofrecen tres modelos para facilitar nuestra comprensión. Aquí Namibia, Africa donde se produce y recoge la basura como en los viejos tiempos. La basura se tira fuera del jardín y allí se acumula. En los barrios populosos de Hanoi, Vietnam la producción de basura es mayor en cantidad que en Namibia. Las familias producen mayor cantidad de basura orgánica. Es común que este tipo de desechos no reciban un tratamiento adecuado. A los vecinos les parece suficiente arrojar la basura a la calle, a las orillas de los ríos o directamente a los canales, es decir lo mismo que sucedía hace 30 anos en Cochabamba y que todavía sucede en ciertos pueblos, en ciertas zonas de la ciudad, recordemos las veces que fue necesario descolmatar los canales de desagüe taponados de basura que no sólo despedían malos olores, sino que eran o son todavía fuentes de enfermedades y epidemias. Es decir, basurales en pleno centro de la ciudad. En Pakistán, como en Cochabamba, se confunden las basuras domiciliares, con restos de alimentos y materias en putrefacción con escombros de las construcciones, lo que dificulta su recojo y lo encarece mucho, por falta de legislación y del control imprescindible de la autoridad municipal.
En los países subdesarrollados se tiene un concepto errado del sistema de selección. En Vietnam y México (DF) se realiza en plena calle. En Hanoi los que seleccionan se llaman "rebuscadores" o en inglés scavenger, los que la compran (ya seleccionada) sea en los basurales, sea en los domicilios de negocios que la producen en cantidad mayor y "pagan por su compra" si bien precios risibles. En otros países como Brasil o Pakistán los rebuscadores retiran los objetos recuperables de las calles, de los promontorios de basuras, de los domicilios, de los sitios de carga o descarga (mercados, sitios de compra y venta), lo hacen con las manos, sin siquiera utilizar guantes, ni barbillas de protección, a menudos con palos o alambres. Estos grupos humanos muy a menudo viven en las proximidades de los basurales y se pasan varias horas al día, a la espera de los carros basureros que les trae la carga que "los rebuscadores" revuelven en contados minutos metiendo las manos en la más variada mezcla de basuras desde restos de animales y comida, hasta trapos, maderas, metales y plásticos que con toda destreza seleccionan y clasifican para su reventa a las fábricas.
A tiempo de realizar las filmaciones que recogió el equipo de expertos en Sao Pablo, entrevistó a estos obreros libres. -Cuánto tiempo llevas en esto?- Yo he trabajado como guardia nocturno, portero y albañil, pero también trabajé en el puerto como cargador (changador en el lenguaje de los estibadores) pero cada vez que me despiden de un trabajo normal, regreso al "rebusque". Tienes alguno de tu familia que trabaja contigo? Sí, mi mujer me ayuda a veces y uno de mis hijos, nos contesta Janio Bilbao, recoge cosas, las vende y de ese modo tiene dinero para pagar sus estudios.
En la misma ciudad, los "rebuscadores" llegaron a organizarse y pusieron en marcha una cooperativa, que trató de mejorar el ambiente de trabajo, obtuvo un local propio donde pueden comer juntos, tomar una ducha al terminar el día y compraron cierta maquinaria para compactar, triturar y en su caso pintar cosas para su venta posterior.
El equipo filmador de los suecos, más concretamente de la Universidad de Lund, visitó la Coopemare, que con ayuda de una organización religiosa compró un camioncito, construyó su sede y unos galpones. Ahora Coopemare se preocupa de mejorar los ingresos a través de superar la calidad de los productos que comercializan y que provienen originalmente de la basura, algo así como sucedió en los arrabales de Paris, con el famoso monje católico Abate Pierre que organizó a "los traperos de Emaús", convirtiéndolos en pequeños industriales y dignificando su condición de rebuscadores.
Coopemare retiene el 10% de las ventas y distribuye el 90% en todo el colectivo, según la producción de cada minigrupo de trabajo. Se negocia con las industrias evitando la intermediación que encarecía los productos. Aquí se repite la recolección y reciclaje de papel, textiles, vidrios y botellas, metales diversos, lastas de conserva, plásticos, maderas y huesos para las fábricas de botones, etc. En Cochabamba existe una floreciente industria en base a la materia prima que se obtiene de la basura, de fabricación de vasos de vidrios, reciclaje de basura y hasta una que otra fundidora de metal, pero son los dueños del capital que ganan mucho dinero mientras que los que recogen y rebuscan ganan miserias, los rescatadores ganan algo más y la mejor parte los industriales. Tanto EMSA, como los choferes de los carros basureros son algo así como "socios industriales" de los recicladores. (Digno de análisis)
Las botellas que se recogen de supermercados, negocios y restaurantes se mandan de regreso a los productores para su reciclaje industrial o reutilización. Algunas pequeñas alcaldías son propietarias de plantas de recuperación bastante bien equipadas, que de este modo han abierto fuentes de trabajo, aunque persisten dificultades de organización. En algunos casos los recolectores y recuperadores son empleados de las municipalidades en otros son contratistas o proveedores que trabajan en estrecho contacto con los gobiernos regionales. Un modelo que se está copiando en ciudades como El Alto y ciertas provincias de Cochabamba, que sin embargo todavía no acusa resultados efectivos.
En nuestra nota próxima veremos otros aspectos de la recolección, el transporte y las estaciones intermedias de acopio.

I. Introducción
Está resultando una verdad a medias, la publicidad que se realiza en varios municipios del país, alabando la actividad de recolección de basuras y su conversión en algo rentable y hasta generador de riqueza. No resulta extraño por ello, que muchos jóvenes especialmente en El Alto y otras ciudades se hubieran lanzado a la faena con el mayor entusiasmo, en la esperanza de obtener un medio de vida, buenos ingresos y hasta una pequeña empresa que les podría generar resultados halagadores.
Empecemos señalando que varias ciudades del mundo, han ensayado esto de las mini empresas para recolectar y le llaman "reciclar" los desechos sólidos domiciliares, que está constituída por la basura que dejan diariamente las familias y que consiste especialmente en resíduos alimenticios, envases de plástico, papeles de diverso uso, botellería, y en menor cantidad objetos de madera, tela, metal...y después de varios anos de intento, cuesta decirlo, tales microempresas terminaron en la quiebra si acaso no en ruptura violenta entre los socios a cual más decepcionados por los resultados.
En sucesivas notas, vamos a efectuar un análisis de diversos factores que se deben tomar en cuenta antes de lanzarse a la empresa de recolectar basura, seleccionarla y pretender venderla a fabricantes varios, con un claro beneficio que pudiera compensar el tiempo empleado, los riesgos a que se someten los operadores, contagios, cortes de brazos y manos, mordeduras de roedores, etc. y con un margen debido para el fondo social y ganancias. En notas sucesivas vamos a observar el funcionamiento de la recolección de las basuras en países subdesarrollados, tomando algunos ejemplos.
II. Generalidades
Basura y todavía más basura. Hoy en día se producen enormes cantidades de basura alrededor del mundo. No importa que uno viva en una pequeña ciudad o en una gran ciudad, o si uno es rico o pobre, todos nosotros producimos la basura. Durante varios decenios los países industrializados han vivido de sus existencias acumuladas. La idea que se tenía era que esas existencias eran interminables. Hoy la mentalidad ha cambiado mucho. En los países de mayor desarrollado se ha impuesto la consigna de minimizar la basura.
Cuánta basura producimos y de qué clase? Todo depende del tipo de comunidad, del tipo de vivienda, del ingreso económico, del nivel cultural y del estilo de vida, pero el hecho es que la gran interrogante está ahí, cómo manejar, cómo tratar la basura de manera que no signifique un peligro para el medio ambiente y no resulte antieconómico. Es muy fácil, decir en nuestros países, vamos a minimizar, a reducir al máximo la producción de la basura que visto globalmente acusa un nivel cada vez más elevado. Por ejemplo de un kilo de basura por persona por día.Lo que explica que Cochabamba, esté produciendo casi 400 toneladas diarias, 4.000 en diez días y 40.000 en 100 días. Qué enormidad!
En los Estados Unidos, con las campanas realizadas la producción de basura se ha mantenido en un kilogramo por persona, mientras que en Brasil, se da 300 gramos por habitantes por día. En algunos países se da un promedio de 200 gramos por habitante. O sea cinco veces menor producción de basura que en los industrializados. En nuestros países el problema aumenta por las migraciones campo-ciudad y por el crecimiento vegetativo, aumento de hijos, aumento de población, aumento de basura y las soluciones están aún muy alejadas. Un poco de historia. En 1960 existían 4 ciudades en el mundo con una población superior a los 10 millones de habitantes. De éstas sólo una estaba ubicada en el mundo subdesarrollado. En el 2000 las megacities eran ya 22 con más de 10 millones, 17 en el submundo. Es por tanto el escenario donde crece el problema básico de resolver la recolección, el transporte y el destino final de los desechos en forma adecuada y bajos normas medioambientales que no dañen la salud del hombre, ni generen problemas más adelante. De los apuntes que recogí de un film ecológico trataré de describir el actual procedimiento en tres continentes Asia, Africa y América del Sur. (Ver sucesivas notas)
Publicar un comentario en la entrada