Páginas vistas en total

sábado, 30 de mayo de 2015

si bien la carrera tiene 25 años, recordar que el Primer Curso Piloto de Comunicación Social se inicia en 1966 con 34 alumnos. casi todos habían estado ya trabajando en la comunicación social. tan sólo 14 logramos el diploma de manos del Cardenal Maurer. haremos un esfuerzo por nombrar a éstos 14 primeros periodistas profesionales de la Universidad Católica.

La carrera de Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana San Pablo celebró ayer su 25 aniversario de creación, con la participación de distintas entidades y organizaciones que le confirieron reconocimientos y distinciones, destacando su calidad académica y la formación de profesionales.

El director del periódico OPINIÓN, Federico Sabat, expresó su felicitación por las Bodas de Plata, e hizo entrega de un reconocimiento.

“Por su labor, que le permite situarse como uno de los centros de mayor calidad académica en el país, gracias al esfuerzo e inteligencia de sus autoridades, docentes y alumnos”, reza la plaqueta.

Así también, se hicieron presentes representantes de facultades de la Universidad Católica, la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, la Cámara Departamental de Industria, la Asociación de Periodistas y del Colegio de Comunicadores, entre otros. 



NUEVO DIRECTOR La carrera de Comunicación se encuentra ante nuevos retos, entre ellos el cambio de su director Marcelo Guardia, después de más de 12 años. 

En su lugar, fue elegido Camilo Kunstek, quien tiene el desafío de encarar un enfoque académico “basado en competencias para garantizar que el profesional sea formado íntegramente y ejercer, creciendo como persona y aportando en la transformación de la comunidad”.

“Otro reto y el más grande es dar continuidad a los logros de estos 25 años, como es la acreditación y ese prestigio y liderazgo que tiene la carrera”, manifestó.

Para Guardia, otro de los retos para el nuevo director es diversificar los cursos de postgrado, atendiendo las demandas de los profesionales para mejorar su formación en diferentes campos y dar mayores opciones de especialización. Guardia destacó entre los logros la acreditación de la carrera en 2014 con la nota más alta, y contar con todo lo que se exige para que un profesional sea formado.

En representación del rector de la UCB, el director administrativo Carlos Colomo dijo que la carrera más antigua de esta casa de estudios debe mantener su imagen y mejorar su prestigio.

sábado, 23 de mayo de 2015

muchas veces en este mismo blog GONZALO MOLINA, apelando al enorme bagaje de conocimientos que posée sobre el tema, ha insistido en el megaproyecto del Corredor Bioceánico. optimista cree que aún se dan las condiciones para reconducir el proyecto por territorio boliviano. cancillería y gobierno deberían tomar en cuenta sus atinados planteamientos.


Para ellos el momento es el preciso, estamos sin los enviados de Itamaraty y de La Moneda y como van las cosas, el negocio del ferrocarril… está en manos de la Cancillería

Como estaba dicho en numerosas columnas de este mismo medio, fuimos nosotros, (nuestros gobernantes) los que fatigamos a Brasil para que finalmente tome la opción de ignorarnos y extender el trazo ferroviario interoceánico por el borde externo de nuestras fronteras, (por el Acre) asumiendo cientos de kilómetros de trayectoria y gastando 10 veces más de su presupuesto para  trasladar millones de toneladas de carga de exportación  a las costas del Pacífico por el territorio que en 1867 los invasores arrancaron a Bolivia (490.000 kilómetros cuadrados)  a la cabeza del Barón de Río Branco cuando no estaba de acuerdo con que el presidente José Manuel Pando formalice  con una empresa Inglesa-Norteamericana  la intención de poblar la región.

Ante la negativa del Gobierno de Bolivia, los brasileños determinan el alzamiento de los colonizadores y éste fue el comienzo de la llamada “segunda revolución del Acre” que obligó a  Bolivia a abandonar su territorio por la fuerza.

Entre  otros ofrecimientos de guerra, a cambio del territorio, Brasil debiera haber construido un tramo ferroviario de 390 kilómetros desde Aiquile a Santa Cruz  que avanzó en su desarrollo con la realización de los estudios de ingeniería a trazo final entregados a Bolivia por los presidentes  brasileños, Emilio Garrastazú y Ernesto Geissel en 1972, realizados a costo  de Brasil por la Instituto Brasileño de Planeamiento  del Transporte  (Geimpot) mediante la consultora Sonotecnica  y la empresa canadiense Canac International Inc.  Trabajos que hasta hoy no fueron realizados y los estudios quedaron en la oscuridad y el silencio de los archivos nacionales de Brasil y Bolivia.

Si los Tratados Internacionales deben ser honrados, entonces, Brasil debe construir a su costo la ferrovía Aiquile - Santa Cruz de acuerdo  al “Tratado de Límites y Comunicaciones Ferroviarias entre Bolivia y Brasil” firmado en Río de Janeiro en diciembre de 1928 por los Plenipotenciarios Fabián Vaca Chávez y Octavio Mangabeira cuando  se dio por finalizado el conflicto bélico con obligaciones pendientes.
Para emprender negociaciones referidas al cumplimiento del Tratado, es necesario promover un completo y veraz estudio con Brasil. Estamos conscientes de que los intelectuales, historiadores, diplomáticos y políticos, analizan las operaciones de los sistemas internacionales pero son  los estadistas los que  tienen el deber de ejecutarlas.

El negocio del ferrocarril  en estos tiempos da para hacer funcionar la economía y la diplomacia y se convierte en indiscutible cuando el tema se aborda con cifras conociendo  el costo de 10.000 millones de dólares que hará Brasil para llegar al Pacífico bordeando  nuestras fronteras y está presupuestado que el costo del tramo ferroviario  Aiquile – Santa Cruz será  de 1.000 millones de dólares. Lo dicho, 10 veces menor por ser el trazo más corto (390 km) atravesando nuestro territorio.

Se puede añadir a lo dicho, que nuestro territorio está estratégicamente ubicado para aproximar los puertos del Atlántico con los del Pacífico (3.800 km) por ser la vía mas corta, entonces  los precios de los productos por tonelada kilómetro en puerto Pacífico, serán más competitivos y que tenemos en Brasil y Bolivia los estudios de ingeniería a trazo final del tramo Aiquile –Santa Cruz, que sólo debe ser actualizado, por los que  Brasil  pagó 10 millones de dólares, para la construcción de los 380 kilómetros.

No debe confundirse el trazo ferroviario central de los corredores interoceánicos, con el trazo predeterminado del norte porque este último no tiene ni la más remota posibilidad de atravesar  sectores en formación,  geológicamente inestables para construir el corredor interoceánico, ese tramo norte, terminará en Bulo Bulo.

El Banco de Desarrollo de la China ofreció el financiamiento necesario para su construcción por encontrar en sus estudios que la tasa interna de retorno es del 30 por ciento. (Hagler Bailey). Japón mediante  JICA puso como contraparte a disposición del Gobierno boliviano 50 millones de dólares para construir un nuevo trazo en la cuenca del río Arque entre Cochabamba y Oruro.

El paso de los trenes podría constituirse muy pronto  en la estrella del repunte de  nuestro PIB como lo es el canal de Panamá para ese país. La fluidez del comercio entre los gigantes orientales del mundo y Brasil depende del paso ideal y estratégico sólo por territorio boliviano y los ferrocarriles son la mejor alternativa del transporte terrestre.

Finalmente, es bueno decir que sólo nos queda mirar  la espalda de Perú que presuroso acepta el negocio del ferrocarril a cualquier precio y en su derecho está. La construcción del gasoducto que partiendo de Camisea llegará muy pronto al sur de su territorio invitando a los vecinos (de manera indirecta pero fatal) a devaluar nuestra riqueza. Para ellos el momento es el preciso, estamos sin los enviados de Itamaraty y de La Moneda y como van las cosas, el negocio del ferrocarril… está en manos de la Cancillería.
El autor es exsenador de la República.
gomolina2003@yahoo.com

miércoles, 20 de mayo de 2015

"un cochabambino" participa en el debate convocado por LTD en torno a los predios del Hipódromo. Desecha su destino como Estadio para llenar, a lo sumo un par de semanas por año, respalda eso sí, la creación de un parque o bosque metropolitano, un pulmón para respirar verde que mejoraría, no cabe duda, la calidad de vida del cochabambino.

Hace unos días un tribunal dejó en suspenso el proceso judicial que buscaba la expropIación de los predios del Club Hípico que se hallan sobre la Av. Blanco Galindo y los cuales cubren aproximadamente unas 170 hectáreas. El tribunal en cuestión argumenta que crece la competencia o jurisdicción para pronunciarse sobre el tema. La expropiación, entonces, habría de requerir una ley municipal específica que la haga posible. De modo que tomará más tiempo del que hubiese querido el presidente Morales que, como sabemos, está particularmente urgido de que se agilice ese trámite. Pero a veces es bueno no precipitarse y que las cosas tomen su tiempo. Hace falta un debate ciudadano sobre la conveniencia de la expropiación y sobre qué fines han de darse a este acto de los poderes públicos.
Unos cuatro años atrás, la Central Obrera Departamental pidió al Gobierno que se busque la manera de expropiar o nacionalizar los predios del Club Hípico. Según la COD, esos terrenos no cumplían una “función social” y por tanto eran pasibles de expropiación, con el objeto de construir allí mercados, hospitales o una moderna terminal de autobuses. Más allá de lo que entendamos por legítima “función social” --y en esto, seguramente, habrá discrepancias-- la postura de la COD de aquel entonces podrá considerarse razonable siempre y cuando, como en cualquier otro caso, se pague una compensación justa por el bien expropiado. El hecho es que el Gobierno central y la Alcaldía del Cercado, como si hubiesen tomado nota del pedido del ente de los obreros, sí están empeñados en realizar la mencionada expropiación, pero para la construcción de un estadio, el más grande de Bolivia, con miras a los Juegos Odesur.
Ya se ha hablado bastante sobre lo oneroso de este proyecto y los inconvenientes que conlleva. Al cabo de los juegos en cuestión es muy probable que el estadio aquel tenga un uso mínimo que no justifique el millonario gasto incurrido en su construcción. Como indicaba un editorial de Los Tiempos, son muchos los ejemplos en el mundo sobre este tipo de gastos que a la larga resultan onerosos para esos países que fueron sedes de copas Mundiales y de Olimpiadas. A una escala mucho menor, por supuesto, es posible que algo parecido o peor ocurra con la infraestructura que se ponga a disposición de los Juegos Odesur. También se ha dicho que la construcción de dicho estadio no es una condición necesaria para ser sede, pues bastaría con una refacción general del estadio Félix Capriles.
Cabe también cuestionarse sobre la importancia de acoger este tipo de juegos. Fadrique Iglesias, escritor y exatleta de nuestro medio, ha explicado con suficiente claridad que si se trata de fomentar el deporte, aceptar la responsabilidad de organizar torneos internacionales deja un aporte cuando mucho marginal a la mejora del desempeño de los deportistas.
Existen otras maneras de abordar el problema del rendimiento deportivo en nuestro país y que, como él ya lo explica, tendrían un efecto mucho mayor con un gasto mucho menor. No porque los ingresos sean mayores ahora y que el Estado sea más eficaz en la captura del excedente, nos podemos dar el lujo de incurrir en gastos, a menudo insulsos, que bordean el despilfarro.
Ha habido otras voces que piden que, en caso de lograrse una expropiación, en vez de pensarse en hospitales, mercados o terminales, se tendría que destinar el enorme terreno para un parque o un bosque metropolitano, un pulmón verde que beneficie a toda la ciudad de Cochabamba, como ocurre en muchas urbes del mundo. El caso emblemático es el Central Park de la ciudad de Nueva York, pero en París, en México D.F. y en muchas otras ciudades hay parques enormes que cumplen esa función, realmente necesaria, de brindar un espacio verde a sus ajetreados habitantes Un parque así puede marcar una gran diferencia positiva en la calidad de vida de los cochabambinos. El crecimiento de nuestra ciudad ya es, en términos poblacionales como de extensión de la mancha urbana, excesivo. Necesitamos más áreas verdes para no estar agobiados por el cemento y la presencia de vehículos motorizados.
Esta posibilidad frente a la de construir un estadio para unos juegos olímpicos regionales, que sólo colmarán una vanidad momentánea, me parece la más razonable. Sin embargo, hay que decir algo más. En ciertas ocasiones, no debe pensarse en términos de blanco y negro o en términos de que si alguien gana otro pierde. Al contrario, ésta es una oportunidad para mostrar el realismo de soluciones en las que todas las partes ganan. El hipódromo tiene un uso demasiado esporádico y beneficia a un porcentaje muy reducido de la población. Creo que el Club Hípico puede con el monto de la indemnización trasladarse a otro lugar más alejado, en una zona rural donde sus actividades serían más adecuadas. En este sentido, estoy a favor de la expropiación, si se admite previamente un peritaje que dé, aproximadamente, el valor real de esa propiedad y de esa manera se otorgue una compensación justa. Al mismo tiempo, 170 hectáreas es una cantidad apreciable de tierra.
Una opción no debe excluir a otra. Creo que es perfectamente posible destinar unas 10 o 15 hectáreas de ese terreno a la construcción de un complejo hospitalario modelo, con todas las especialidades.
Es verdad que también necesitamos descentralizar los mercados hacia los cuatro puntos cardinales y tener más terminales de autobuses, pero creo que no valdría la pena emplear el espacio del exhipódromo con este fin.
De modo que lo mejor es un parque o bosque metropolitano que dé oxígeno y solaz a nuestra estresada ciudad. La ventaja de esto es que un proyecto de esta índole con el espacio enorme que nos ofrece el Hipódromo no es incompatible con la construcción de otro proyecto, ya sea una ciudadela de la salud o una ciudadela de la tecnología y el conocimiento.
Algo interesante se puede hacer, mas no me cabe duda que lo menos interesante y útil para nuestro departamento y nuestro país es la construcción de un costosísimo estadio que sería empleado a plenitud apenas unas semanas.
El autor es ciudadano cochabambino.

jueves, 14 de mayo de 2015

Los Tiempos informa del nuevo retraso del Proyecto Misicuni que será entregado a finales del 2015, la nueva fecha será en 2016, con lo que las demoras son de muchos meses. cada vez el pretexto es diferente.

La Empresa Misicuni modificó el cronograma de entrega de la represa. Si bien éste es el primer desfase desde que las obras se reiniciaron con la empresa Camce en noviembre de 2014, el proyecto original cuando se adjudicó el proyecto al Consorcio Hidroeléctrico Misicuni, en 2009, era culminar la obra en 2012. Hoy el consorcio está fuera de la construcción y afronta procesos por incumplimiento.  
La obra ejecutada por la empresa china Camce tiene un retraso de un mes,  porque demoró en reanudar las obras y por las lluvias. La nueva fecha para la entrega es marzo de 2016, informó el presidente de la Empresa Misicuni, Jorge Alvarado, durante una inspección de la Asamblea Departamental, ayer.
Aseveró que el embalse de agua no se verá afectado, porque está previsto que la presa comience a llenarse en enero de 2016. “Lo que  más nos interesa a los cochabambinos es la fecha de acumulación de agua, eso no varía y será los primeros días de enero como está establecido en el cronograma. La presa estará en condiciones de acumular agua en enero del 2016, pero van a quedar todavía algunas obras adicionales, que no perjudicarán la acumulación de agua”, dijo.
Otro ajuste en el calendario es la postergación del cuarto hito de colocación de losas de hormigón, que debía empezar el 26 de junio. Se prevé que este paso recién se realice en julio o agosto.
“El tercero hito va a tener un retraso, ya la empresa nos ha hecho conocer las causales y nosotros estamos conscientes de lo sucedido. Camce ha demorado en reiniciar obras porque era una empresa extranjera, debía acomodarse y traer los equipos lo que le llevó tiempo, pero ya se ha adquirido destreza y los trabajos están avanzando en la cara de concreto que es la ruta más crítica”, indicó.
Actualmente, Camce construye el hormigón extrudado (cemento pobre) y al mismo tiempo trabaja en el relleno. El proyecto durará hasta fin de julio. Luego, se podrá dar inicio al tercer hito con el vaciado de las losas.
El megaproyecto tiene un avance del 70 por ciento. El Consorcio Hidroeléctrico Misicuni (CHM) dejó la presa con un progreso del 52 por ciento y Camce logró avanzar un 18 por ciento.
Trabajadores
Después de que dos obreros de la empresa Camce resultaron heridos y uno falleció en un choque frontal de dos motocicletas en el campamento, cuando salían de su turno el sábado, Alvarado manifestó que todos tenían seguro de salud y de vida. Esto fue desmentido por el dirigente de los trabajadores, Jhonny Ayala, que dijo que no tenían beneficios.
El obrero David Marca murió luego de permanecer en una clínica privada y su familia quedó con una deuda de 116.000 bolivianos. Ante la falta de un seguro, los trabajadores tuvieron que aportar con dos días de su salario para reunir 30.000 bolivianos y Camce entregó 40.000.
Alvarado explicó que el hecho no se denunció a Tránsito como un accidente y tampoco se hizo examen de alcoholemia a pedido del gremio. El Sindicato de Trabajadores aceptó esperar hasta el 20 mayo para que Camce cumpla con todos sus beneficios laborales como contratos y aportes a los Fondos de Pensiones.
Ejecución de los 6 hitos del proyecto
La empresa china Camce se adjudicó tres de los cuatro paquetes del reinicio de obras de la represa de Misicuni con un presupuesto de 58,2 millones de dólares. La constructora recibió la orden de proceder el 16 de septiembre de 2014 y debía alcanzar los seis hitos del proyecto hasta diciembre de 2015, según el primer cronograma aprobado por la Empresa Misicuni.
Camce inició el primer hito de hormigón extrutado el 22 de febrero de 2015 y el segundo de excavación del vertedero en diciembre de 2014. La loza de hormigón (tercer hito) debía empezar el 26 de junio y el montaje de válvulas (cuarto hito) el 25 de septiembre. El cierre de válvulas del túnel de desvío (quinto hito) está previsto para el 30 de diciembre de 2015.
El sexto hito de conclusión y recepción de la obra debía concluir el 8 de diciembre de 2015 y enero de 2016. Sin embargo, este cronograma será modificado por la demora y la nueva fecha de entrega es en marzo de 2016.