Páginas vistas en total

martes, 22 de agosto de 2017

Norma Piérola fue desalojada del predio en el Congreso, había subido al mismo para ensenar documentación al Vice García Linea sobre las bases militares que Evo anunció construir en acuerdo con Venezuela. García salió "de sus casillas" según Página Siete y arremetió contra la diputada que lloró de impotencia y humillación.


Bases militares: Piérola saca de sus casillas a García Linera


La diputada Piérola denunció la instalación de tres bases militares extranjeras en el país. El vicepresidente García Linera se paró y la retó a viajar al lugar.

Bases militares: Piérola saca de sus casillas a García Linera
La diputada Norma Piérola durante su intervención, ayer. Foto:APG
Luis Escobar  / La Paz

La diputada opositora del Partido Demócrata Cristiano (PDC) Norma Piérola denunció  en la Asamblea Legislativa  la construcción de tres bases militares extranjeras en el país. Esta afirmación enfadó al vicepresidente Álvaro García Linera, quien la retó a viajar, de forma inmediata, a una de esas instalaciones para verificar esta denuncia.

Piérola afirmó que el Gobierno se comprometió, en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), a la instalación de nueve bases militares extranjeras en Bolivia y que tres de ellas ya se construyeron. Para ello mostró imágenes en papel de Google Maps y el compromiso que supuestamente el presidente Evo Morales firmó con Venezuela. Nombró a las bases como: Comando Sur, Comando Norte y una tercera en la provincia Quijarro de Santa Cruz.

"Voy a demostrar con pruebas la existencia de bases militares, a la cual siempre me dicen que nunca he probado. Voy a probar el traslado masivo de militares (hacia Venezuela y que luego fue negado por el ministro Reymi Ferreira). No me van a hacer quedar como loca, señor Ministro”, sostuvo la opositora.

Tal denuncia la realizó en la sesión de interpelación al ministro de Defensa, Reymi Ferreira,  que se instaló ayer en  la tarde en el hemiciclo de la Cámara de Diputados,  sobre la presunta presencia de militares bolivianos en Venezuela.

García Linera le cortó la palabra y la retó a que demuestre la existencia de las bases militares y que, de ser así, iría inmediatamente con la legisladora y la prensa en un  vuelo directo. "Diputada,  en este minuto pongo a disposición de usted un avión y movilidad. Si usted me demuestra que hay base militar extranjera  renuncio; si no hay base militar, usted renuncia”, le dijo. Piérola le respondió "¡Perfecto!”;  sin embargo, en ese momento ella afirmó no contar con las coordinadas exactas como deseaba el Vicepresidente, como lo dijo después del altercado.

Mientras los oficialistas le gritaban "¡mentirosa!” repetidas veces, Pierola se acercó hasta García Linera para enseñarle los documentos que traía consigo. Éstos no convencieron al Vicepresidente quien le tocó la cabeza a la diputada en un claro signo para que regrese a su lugar. Luego, otras diputadas del MAS subieron hasta la testera para increpar a la opositora. El Vicepresidente, después, pidió insistentemente "un lugar. Déjeme de mostrar un garabato (las fotocopias) y deme un lugar exacto. Son diputados, no escritores de ciencia ficción”.

"Entendemos que en el debate político se puede decir cualquier cosa. Deme un lugar, con nombre y apellido para subir con la diputada y la prensa. Si hay una base militar extranjera el Vicepresidente (refiriéndose a sí mismo) se va a su casa. Si no la hay, la diputada por decencia debería renunciar o pedir disculpas al pueblo”, dijo García Linera.

Piérola, momentos después, salió del hemiciclo y con lágrimas denunció una agresión de parte del Vicepresidente y que fue empujada por otras diputadas del oficialismo cuando intentó continuar con la interpelación.

El presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, en una conferencia posterior, manifestó su "extrañeza” por las informaciones que algunos diputados opositores vierten en la Asamblea. Agregó que está prohibida, por la Constitución, la instalación de bases militares extranjeras en el país, y una afirmación de ese "calibre” provocó la reacción del Vicepresidente, quien le ofreció ir al lugar. "Cuando la diputada Piérola u otro diputado demuestre el lugar se irá”, afirmó.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, afirmó que en el pliego de interpelación no se hizo referencia a la existencia de una base militar. "Como es una falacia, intenta eludir su responsabilidad” declaró.

Correa y Zapatero viajaron en naves de la FAB dentro del país

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, negó que los expresidentes del Ecuador, Rafael Correa, y de España, José Luis Rodríguez Zapatero, hayan llegado al país en naves de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) para participar de la Conferencia Mundial de los Pueblos que se realizó en junio.
 
 La autoridad dijo que sólo fueron trasladados de Santa Cruz a Cochabamba .

"Zapatero llegó en un vuelo comercial de Madrid a Santa Cruz”, aclaró Ferrerira. Sin embargo, debía esperar en el aeropuerto Viru Viru al menos tres horas hasta que salga su nave hacia Cochabamba. Por esta razón, dijo el Ministro, "le comenté si quería ‘aterrizamos en Cochabamba porque yo estoy yendo a La Paz’; y así fue”.

Lo propio sucedió con Rafael Correa, quien llegó al país "en un vuelo comercial”. Sin embargo, desde Santa cruz se dispuso su traslado hacia Cochabamba. Ferreira afirmó que las normas nacionales permiten al Gobierno el traslado de "personalidades” en eventos "especiales de la diplomacia de los pueblos”.

El Ministro dijo esto durante la interpelación que se realizó ayer y la Asamblea Legislativa le brindó su voto de confianza.  Entre las preguntas se cuestionó a Ferreira si el Gobierno envió militares a Venezuela y si ellos participaron en la represión.

"Que 300 militares bolivianos fueron trasladados a Venezuela, ninguna prueba, simplemente una denuncia”, declaró.  

Asimismo, dijo que los documentos del militar boliviano hallados en Venezuela fueron sustraídos días antes de la represión.

También se le preguntó por que los militares bolivianos no usaron sus armas de reglamento el 19 de marzo, el día que fueron detenidos por carabineros de Chile. "Si vieron los videos donde se produce el encuentro hay 40 contrabandistas chilenos y 15 carabineros armados. Nuestros oficiales sólo tenían sus pistolas y gases químicos. Dos contra 17, más 40, poniendo en riesgo a  siete civiles. Si hubieran sido militares -nos contó el capitán- no había problema, podían morir en el deber”, declaró.



miércoles, 9 de agosto de 2017

confunde 800 con 800 mil, una escuela agraria que existe en el TIPNIS para ensenanza de los jovenes hijos de los comunarios. obra educacional, muy bien administrada por la Iglesia y que cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación, criticada por un mal funcionario que desea hacer dano a la Iglesia Católica sin la información correcta.


Almaraz: “Bonifaz no sabe lo que es una hectárea”



jueves, 3 de agosto de 2017

Erika Brockmann acierta cuando hace ver la inconveniencia de considerar que el tema del agua debe estar siempre subvencionado e impide ver la realidad en el plano de la economia. lo propio sucede con la energía eléctrica y que ciertos conglomerados tiemblan cuando se habla de necesarios e inevitables incrementos en la tarifa de los servicio. abrir los ojos y ver la realidad parece lo más adecuado.


Servicios subsidiados, congelados y asfixiados


En una mesa redonda a propósito de la crisis del servicio de agua en La Paz y en otras ciudades del país, una experta confesaba que la emblemática ‘guerra del agua’ producida en Cochabamba el año 2000 tuvo un efecto perverso en la dinámica de los servicios públicos del país. Y es que desde entonces todo incremento de tarifas es una mala palabra, habiéndose instalado en el imaginario social como un tema tabú al que todo gobernante, políticamente correcto, debe eludir. Su anuncio desata las más virulentas manifestaciones y el pedido se subsidios estatales. 

Los expertos reconocen que difícilmente la recaudación por concepto de pago de tarifas, congeladas hace muchos años en la mayor parte del país, cubre  los costos de mantenimiento de la red de distribución de agua ni de otras partidas relativas a su funcionamiento.

Con matices, esta realidad tocaría a otro tipo de servicios. Estas empresas se ven impedidas de invertir en la ampliación de su cobertura a usuarios carentes de servicios y en la renovación de su equipamiento. Todas requieren de créditos blandos y del apoyo financiero del Gobierno central, acostumbrado a condicionar el mismo a lealtades políticas de sus ejecutivos o a hacerlo tardíamente, tras apostar  a megaproyectos las más de las veces improvisados, sobredimensionados, de dudosa calidad pero que ‘deslumbran’ como todo espejito colonizador. 

Es cierto, los subsidios estatales son necesarios especialmente para grandes inversiones. En tiempos neoliberales el subsidio era negado y resistido. Otra suerte de tabú a la inversa. 

Hace unos días, ¡oh sorpresa!, el vicepresidente informó  que el 48% de los consumidores tiene la tarifa eléctrica subsidiada. Que el incremento tarifario evitaría la “quiebra de la Empresa Nacional de Electricidad” y que “debe garantizarse la sostenibilidad de las empresas públicas”. ¡Ojalá esa premisa fuera aplicada a todas las empresas hoy carentes de cuentas claras y de dudosa rentabilidad!

La resistencia a todo incremento pareciera un reflejo automático, un ritual ineludible asociado a dogmas colectivos prohijados por la demagogia gubernamental. Se proclamó engañosamente que los servicios responden a la esfera de los derechos y que todo derecho debe ser gratuito gracias a un Estado benevolente a los recursos de la madre naturaleza y a la voluntad divina. Este discurso  no contribuye a la construcción de una ciudadanía corresponsable, hoy cobijada en la informalidad, reticente a tributar y a dar su parte para cubrir mínimamente servicios, para colmo ineficientes. Así se alimenta el círculo vicioso de los males endémicos de nuestra comunidad. ¿No habrá llegado la hora de desmantelar tabúes extremos, de dialogar y provocar un súbito arrebato de cordura y responsabilidad pública?