Páginas vistas en total

sábado, 2 de marzo de 2013

experto en materia aeronáutica Constantino Klaric regresa a la palestra para prevenir sobre "supuestos salvadores" que surgen con la ilusión de salvar a empresas en quiebra. qué hace la ATT? nos preguntamos


A veces uno no quisiera que lo que se escribe sobre estos temas aeronáuticos sea verdad ya que, tras de estos están miles de trabajadores que tienen aún una esperanza de recobrar sus fuentes de trabajo y seguir manteniendo a sus familias. Pero el cuento de los inversionistas para salvar empresas quebradas se volvió un gran negocio para muchos que aprovechan la ingenuidad de la gente y lo que es peor de las autoridades. Me pregunto: ¿Cuál es el papel de la ATT? ¿No será pagar sólo los sueldos de los ejecutivos? Ellos deberían inmediatamente, cuando aparece un supuesto inversionista, exigir que demuestre o dé las garantías antes de estar recibiéndolo en reuniones y hablando de ellos en conferencias de prensa .Estas autoridades deberían primero exigirles una boleta de garantía o un certificado bancario para ver si tienen o no el capital o si, por el contrario, sólo buscan la publicidad gracias a la que fácilmente engañan en el exterior con el cuento de que están comprando tal o cual empresa.
Tenemos tantos ejemplos en Bolivia y aún no aprendemos. Uno de ellos manifestó en la época de Asbún que tenía una tonelada de diamantes y estaba dispuesto a invertir y comprar parte del LAB. De esto se deben acordar los exgerentes y financieros. El famoso inversor se hacía pagar hotel, sacaba pasajes. En un viaje que coincidió conmigo cuando estaba en la DGAC,  el individuo hablaba de castillos, edificios etc. y cuando llegamos a Santiago se fue en colectivo a su residencia. Ése era el gran inversor.
Pero ahora que se habla de algo parecido –que son árabes los que quieren invertir– ya tenemos la experiencia de los anteriores. ¿Por qué no les exigen algo que demuestre la realidad de su inversión y no sólo les dan publicidad gratuita, lo que a ellos les sirve mucho si sus intenciones son otras?
Esto no sólo ocurre en nuestro país. Hace poco quebró Pluna del Uruguay y un inversor español dijo que pondría 150 millones y se quedaría con las aeronaves y hasta depositó 3 millones como garantía en un banco. La realidad fue que vendió las acciones por las que nunca pagó en más millones y nunca apareció para pagar el resto, la ilusión de los trabajadores que pronto saldría adelante Pluna quedó en nada.
Como vemos, la publicidad le hizo ganar dinero sin hacer nada más que el cuento de la inversión. Lo mismo ocurrió en Ecuador con empresarios chilenos que dijeron que compararían Ecuatoriana. La publicidad les ayudó, vendieron algunas propiedades de esta empresa, se quedaron con el dinero y nunca pusieron un solo centavo. En México, la empresa más antigua del mundo, Mexicana, quebró y aparecieron 12 inversores. Todos “truchos” que anunciaban que pondrían 300 millones en unos días y jamás pusieron, sólo sacaron provecho de lo que dijeron de ellos las radios la TV y otros medios.
En Paraguay inversores ecuatorianos dijeron que sacarían adelante a Líneas Paraguayas. En este caso invirtieron algo, pero al final vendieron todo lo que tenía la empresa y sacaron dinero a favor, perjudicando nuevamente a los trabajadores que en última instancia son los que menos culpa tienen de la falta de control de los funcionarios de gobierno y lo que hacen los ejecutivos en sus diferentes empresas. En EEUU hace unos días también aparecieron estos buitres de las quiebras aéreas indicando que reflotarían a Eastern Airlines.
Estos falsos inversores siempre dicen que podrían vender algunas rutas de las empresas que supuestamente están comprando. Debemos aclarar lo que dijimos varias veces: los derechos del aire y las rutas no son de las empresas son del Estado. Ojalá no sigamos de ingenuos.
Publicar un comentario en la entrada