Páginas vistas en total

lunes, 22 de noviembre de 2010

Chávez se cree el predestinado. que ningún otro venezolano ama a su Patria. que él está destinado a quedarse para siempre.

Las últimas declaraciones de Hugo Chávez merecen ser analizadas y desmenuzadas en todos los rincones de América Latina, por cuanto entrañan consecuencias no sólo para Venezuela sino para todo el continente. El gobernante “bolivariano” acaba de afirmar que “si la oposición vuelve al poder causaría una guerra”, en una amenaza nada velada de lo que él mismo sería capaz de hacer en caso de no ser favorecido por el voto popular en las elecciones del 2012. “Yo o el caos” parece ser la fórmula chantajista planteada por Chávez al pueblo venezolano y, quizás, a toda Latinoamérica, ya que el mensaje podría incluir, además de una guerra civil en su país, un conflicto a escala internacional. “El día que cumplamos 12 años (en el poder) ya tendremos listo el plan para 12 más, para sumar 24 años, y 12 más para los 36, y 12 más para 48, 12 más para los 60… Más nunca volverá la burguesía a gobernar Venezuela, pase lo que pase, cueste lo que cueste, nunca volverán”, dijo el mandatario de boina roja, confirmando sus intenciones de perpetuación indefinida en el gobierno. Argumentos no muy distintos han sido esgrimidos anteriormente por Evo Morales, quien ha asegurado que de no ser por él “Habría unas FARC en Bolivia”. Durante la carrera electoral del 2005, el hoy vicepresidente Álvaro García Linera amenazó con una revolución si su partido no ganaba las elecciones y aseveró que el MAS era la única fuerza política que garantizaba la “gobernabilidad social”. Variantes de un mismo discurso extorsivo, claro síntoma de una mentalidad antidemocrática que busca detentar el poder “por las buenas o las malas” y donde la alternancia no tiene lugar. Es la vieja tentación del partido único, que en el siglo XX dio frutos tan perversos como el comunismo y el nazi-fascismo. Ante el desenmascaramiento de las pretensiones autocráticas de Chávez, el congresista norteamericano Connie Mack anunció que su país debería “enfrentar políticamente” ese proyecto, tal como lo hizo con las ideologías totalitarias mencionadas más arriba. Anuncio que provocó la furia del presidente boliviano, quien utilizó la palestra de un simposio de ministros de defensa de las Américas para acusar al legislador republicano de “asesino confeso”, asegurándose de hacer buena letra con Hugo Chávez. No nos extrañemos que, de continuar la tendencia a la baja en la popularidad de Evo Morales, antes de las elecciones del 2014 nos encontremos con un veto militar similar al venezolano, que niegue las posibilidades de alternancia para la oposición…

notishots@gmail.com

Publicar un comentario en la entrada