Páginas vistas en total

lunes, 25 de enero de 2016

No es confiable la palabra de SE. No se puede uno fiar de lo que dice el Vice. las promesas, como ha sucedido ya varias veces pueden no ser cumplidas, si acaso los dos tercios lo determinan, se puede hacer con ellos cualquier cosa asegura Manfredo Kemppf cuando se refiere a "los riesgos del referendo".

Si ganara el Sí en el referéndum del 21 de febrero próximo, está claro que S.E. y el actual ‘vice’ serían los candidatos presidenciales en 2019. Finalmente, para eso se está modificando la Constitución, para darles gusto a ambos. Sin embargo, si triunfa el No, que es lo probable, nada asegura que S.E. y su ‘vice’ no sean candidatos en 2019. Y nada asegura eso, porque como los masistas no tienen palabra, ¿a quiénes les puede extrañar que con sus dos tercios en la Asamblea no hagan una interpretación a su gusto del resultado y den vuelta la tortilla?

Si gana el No a la reelección, al MAS le quedan cuatro años de Gobierno por delante, lo que es tiempo suficiente para idear conjuras inconstitucionales. Nuestros anunciados temores de que S.E. ordene a la Asamblea Legislativa Plurinacional, a través de sus bases, que se realice otra consulta en 2017 o 2018, son perfectamente posibles. ¿Va a confiar el país en la palabra de S.E.? ¿Acaso no estamos acostumbrados a que se burle de sus pactos? ¿No quedará herido porque este será un verdadero plebiscito que lo rechazará?

A estas alturas del proceso de la consulta popular no sabemos qué se podría hacer al respecto. Pero es necesario que se apele a todas las instancias internacionales posibles en busca de una garantía para que el MAS no se burle de los efectos del referéndum si le es desfavorable. Todo lo que se haga en el país o esté por hacerse depende de los dos tercios en la Asamblea. “Señor secretario, sírvase verificar el voto”. “Hay dos tercios, señor presidente”. Con solo esas dos expresiones todo se puede cambiar en Bolivia y cualquier iniciativa, por descabellada que sea, puede prosperar.

No se debe confiar en la palabra de los masistas. No es confiable la palabra de S.E. No se puede fiar de lo que diga el ‘vice’. Es necesario proteger el No por el que votará la gente para que no sea manoseado y burlado. S.E. sabe que si finaliza su mandato no se irá a Chapare a poner su chiringuito de chicharrones y pique macho. El ‘vice’ sabe que tampoco se irá a dar clases de matemáticas o teoría política a una universidad. Ambos saben que si se alejan del Gobierno, lo que les espera, sin duda, será un juicio de responsabilidades. Por eso no quieren ni pensar en dejar el mando. Son muchas las causas existentes para que vayan al banquillo de los acusados. ¿No hay razón entonces para que pretendan incumplir con el voto popular en febrero si les resulta adverso?
Publicar un comentario en la entrada