Páginas vistas en total

viernes, 17 de septiembre de 2010

nos informa de su estancia en la llajta. sus querencias y sus recuerdos y claro sus amigos...paulo estuvo de fiesta.


Estuve algunos días en la ciudad de Cochabamba recibiendo pruebas de cariño y amistad que aún vibran en mi alma. Tuve que retornar precipitadamente ante un escueto pero significativo mensaje de mi comadre Macacha, que decía: “Ruégole, estimado compadre, constituirse en el lugar de sus funciones o será reemplazado por competente elemento perteneciente a movimientos sociales adictos al Gobierno. Atentamente, Macacha viuda de Racacha. Prestamista”. Rápidamente monté en un avión de AeroSur (la línea de los bolivianos) y aterricé en el aeropuerto de El Alto (que antes era de La Paz), y al descender del avión vi que me esperaban mi mencionada comadre, mis amigos yatiris, algunas vedetes del estriptís que actúan en el naiclú “Malena” y notables ciudadanos alteños admiradores del alcalde de la urbe, señor Patana. Como eran muchas las personas que acudieron a recibirme, decidieron convertirse en manifestantes, colocando a Macacha al frente, montada en mi motocicleta Hardley Davidson para que nos abriera paso por las calles de El Alto hasta el naiclú “Malena”, donde yo debería rendir un informe completo acerca de las actividades que cumplí en Cochabamba, pues había corrido la voz de que me habían propuesto trasladar el naiclú “Malena” a la ciudad de Quillacollo. Comencé a desmentir el rumor de trasladar al “Malena” a Quillacollo atribuyendo esa versión a elementos desplazados del neoliberalismo y de la Embajada de los Estados Unidos, palabras que despertaron aplausos en la colectividad alteña, que es el bastión del antiimperialismo norteamericano. Ya tranquilizado el ambiente, informé que el periódico Los Tiempos, la editorial Canelas y el círculo de Senadores de la Cámara Junior de Cochabamba nos honraron a don Joaquín Aguirre Lavayén y a este periodista en un acto celebrado en el Club Social. El acto en homenaje a dos cochabambinos con motivo del Bicentenario de la lucha independentista fue solemne y emotivo, pues se aclaró que yo había nacido en La Paz. También informé a mis amigos alteños que el 14 de septiembre en la Sesión de Honor del Concejo Municipal de Cochabamba recibí una medalla al ser nominado mediante una ordenanza “Amigo de Cochabamba” recibiendo la joya de manos del concejal Julio César Baldivieso, uno de mis héroes deportivos. En la testera estuvieron el presidente Evo Morales, el vicepresidente García Linera y la presidenta del Concejo, Silvia Lazarte. Por último, informé de la ceremonia en la que fui bautizado a orillas del río Rocha, con las aguas del río previamente desinfectadas, siendo mis madrinas la señora Jazna Matulic viuda Carevic, su hija Katiuchka y la señora Sonia Krsul, siendo testigos del acto cívico–religioso mis amigos el Negro Guardia, don FENA Canelas, don Raúl Gorostiaga, los periodistas Juan Cristóbal Soruco y Winston Estremadoiro, además de don Álvaro Durán, del famoso restaurante “La Suiza”. Mi informe de actividades fue aprobado por unanimidad y los yatiris Calimán y Titirico destaparon la botella de “champú” celebrando el retorno a mis actividades periodísticas y “nocturnales”. Periodista
Publicar un comentario