Páginas vistas en total

domingo, 6 de junio de 2010

negativo para Bolivia y más aún para Evo. ser reelegido como dirigente sindical de los cocaleros siendo Presidente del Estado


El presidente Evo Morales será ratificado el lunes como máximo líder del mayor sindicato cocalero de Bolivia, cargo que ejerce desde hace más de dos décadas, informaron dirigentes del sector.

El X Congreso de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, que comenzó el sábado, ratificará a Morales como presidente de la organización, dijo el senador y dirigente cocalero Julio Salazar.

"Ya es consenso de las seis federaciones, ratificar a Evo Morales", explicó a la emisora Fides, Eulogio Barcaya, otro líder de los labriegos.

Morales inauguró el sábado en Cochabamba, centro del país, ese congreso con una advertencia de expulsión a la agencia internacional de Estados Unidos para el desarrollo (USAID) si conspira con líderes sindicales opositores para desestabilizar a su gobierno.

Pero también llamó a sus bases a respetar un acuerdo que limita la siembra de coca en el Chapare (Cochabamba) a una parcela de 1.640 metros cuadrados por cada uno de los 45.000 afiliados en esa región.

"Lamentablemente hay un mercado ilegal y por eso tenemos que limitar (la producción). Una parte de nuestra coca se desvía al mercado ilegal, pero nuestro mejor aporte sindical es limitar" y respetar el llamado cato (parcela) de coca, dijo Morales ante unos 3.000 delegados que deliberan en un coliseo de Cochabamba.

Los cocaleros analizan pedidos para incrementar la parcela.

También abordarán la situación económica, social y política del país y emitirán un voto de respaldo a Morales, dijo Salazar. El mandatario, primer indígena que gobierna Bolivia, nació en una comarca pobre del altiplano y en su adolescencia migró a la región tropical del Chapare, en el departamento de Cochabamba, donde se hizo líder de los combativos sindicatos cocaleros en los años 80 y desde allí saltó a la política. Ganó las elecciones nacionales en 2005 y fue reelegido el 2010.

Morales manda en los sindicatos del Chapare pero no entre los cultivadores de coca de Yungas en el norte de La Paz, convertida ahora en la mayor región cocalera y donde no hay un líder fuerte, sino varios sindicatos independientes.

Una ley de 1988 declara a Yungas zona legal para la plantación de coca y limita los cultivos a 12.000 hectáreas para usos tradicionales. Pero en 2004, siendo aún líder de los labriegos, Morales logró que el gobierno de entonces reconociera una parcela de coca a cocaleros del Chapare.

Morales anunció antes que modificará aquella ley para elevar a 20.000 las hectáreas legales. Durante su gobierno la coca creció en 6% y alcanza ahora a 30.500 hectáreas, siendo Bolivia el tercer país productos después de Colombia y Perú.

Un aumento en el precio en los últimos años incentivó la expansión de ese cultivo y también la producción de cocaína. El último informe de la ONU para el año 2008 dijo que "la producción potencial" de cocaína se incrementó en 9% debido a una mayor disponibilidad de coca.

Como líder sindical, Morales luchó contra los planes de erradicación de coca en Chapare alentados por Estados Unidos y ahora su política se basa en acuerdos "concertados" con los sindicatos para que reduzcan voluntariamente a cambio de obras de infraestructura.

Tuvo éxito en el Chapare, pero en Yungas los cultivos se han disparado.

Publicar un comentario en la entrada