Páginas vistas en total

domingo, 15 de agosto de 2010

texto de OPINION referido a la entrada folklórica en Quillacollo espectada por varios miles de visitantes


Urkupiña deslumbra con su magia en la Entrada Folklórica

Color, fastuosidad, fe y devoción caracterizaron a la Entrada Folklórica de la Virgen María de Urkupiña 2010.
Casi 70 fraternidades deleitaron a los asistentes con danzas de distintas regiones de Bolivia. Se lucieron morenadas, pujllay, mineritos, humajhalas, tobas, caporales, tinkus, suri sicuris, incas del sol, waca tokoris, kullawadas, valluneadas, diabladas, llamerada, saya afro, entre otras.
Cada fraternidad tuvo que cumplir el recorrido de al menos cuatro kilómetros desde el inicio, cerca al Calvario, pasando por la avenida Martín Cárdenas, la calle Pacheco y la zona de Villa Moderna hasta concluir en el templo de San Ildefonso. Este recorrido demandó la peregrinación de los bailarines durante por lo menos tres horas para terminar a los pies de la imagen de la Virgen de Urkupiña.
Este año, el equipo parroquial de Quillacollo permitió el ingreso de los bailarines hasta el interior del templo. Muchos ingresaron de rodillas desde el atrio como una muestra de sacrificio y ofrenda.
Según la tradición, la promesa de bailar en esta Entrada Folklórica debe cumplirse por tres años consecutivos, aunque existe quienes ofrecen su danza desde hace más de 10 ó 20 años. Según dicen que es por fe a la “milagrosa imagen de Urkupiña”.
Publicar un comentario en la entrada