Páginas vistas en total

lunes, 27 de diciembre de 2010

en Buenos Aires repercutió la noticia con grandes titulares

"Es una nivelación interna de combustibles a precios internacionales (...), el Estado subvenciona anualmente 380 millones de dólares, no queremos que esto continúe, compramos diesel caro y lo vendemos barato", justificó el vicepresidente Álvaro García, quien se encuentra a cargo del Ejecutivo por el viaje del jefe de Estado a Venezuela.

El mayor ajuste económico en los últimos diez años, que incluía también un congelamiento de las tarifas de servicios básicos, excepto el transporte, y un aumento salarial superior a la inflación, fue anunciado sorpresivamente ayer domingo.

El diesel subió un 83%, a 6,80 bolivianos el litro; la nafta de bajo octanaje, que es la de uso masivo, 73% a 6,47 bolivianos el litro; y la de alto octanaje aumentó un 57% a 7,51 bolivianos el litro.

La repentina decisión provocó caos en mercados populares, donde los precios subieron de inmediato hasta en un 50%, y en estaciones de servicio que suspendieron fugazmente su atención para ajustar sus sistemas a los nuevos valores.

La primera reacción organizada fue por parte de la Confederación de Choferes, que agrupa a los propietarios del transporte, la que declaró el paro a partir del lunes sin esperar un nuevo tarifario que debe aprobar la Autoridad de Transportes.

"La medida de presión se cumplirá a nivel nacional, sin descartarse movilizaciones en rechazo al decreto de alza de los carburantes y en demanda de una nivelación tarifaria justa", sostuvo en una conferencia de prensa el líder del sector, Franklin Durán.


Publicar un comentario en la entrada