Páginas vistas en total

jueves, 21 de junio de 2012

la banca boliviana atravieza por la bonanza, mientras que bancos europeos se debaten entre la crisis y su desaparición


El buen momento de la bancaTuffí Aré Vázquez    periodistaMientras en Estados Unidos y en la Unión Europea se destinan miles de millones de euros y dólares en el auxilio de los debilitados bancos, las entidades de intermediación financiera en Bolivia pasan por el gran momento de su historia.
El 2011 fue el mejor de todos los años para la banca nacional. Los depósitos alcanzaron la extraordinaria cifra de 9.116 millones de dólares, es decir 500 millones de dólares más que el anterior año y 2.000 millones de dólares más que en 2009. En los primeros cinco meses de la actual gestión llegaron a 9.705 millones de dólares, lo que refleja un crecimiento impresionante.
Otro dato relevante es la evolución del número de cuentas, que tiene directa relación con el índice ascendente de bancarización. Hace seis años la banca solo tenía 924.435 cuentas. En cambio, hasta el mes pasado se registraron 3.524.581, es decir cinco veces más. Algunos banqueros señalan que prácticamente no hay ahora lugar de Bolivia donde no haya un punto de atención. Incluso, poblaciones como Quillacollo reciben la denominación del “Wall Street de Bolivia”, por  la intensa actividad financiera en ese lugar.
También cada vez más gente accede a un crédito. Por ejemplo, en 2005 había 295.993 prestatarios y hasta marzo de este año se registraron 648.883. Es decir, hay más deudores, pero también mejores pagadores. Hace 10 años la cartera en mora llegó a 17,6%, mientras que hasta el mes pasado registró apenas un 1,7%.
La evolución de las utilidades contiene el dato quizás más relevante de este buen momento: 2011 fue el año en el que los bancos ganaron más dinero, con 170 millones de dólares. En cambio, entre los años 2000 y 2005 tuvieron pérdidas de entre 5 y hasta 46 millones de dólares. El espectacular crecimiento de las utilidades de 2011, de un 25%, alentó una expansión inédita de los negocios de este sector.
Los empleos generados por la banca también están en alza. De 5.805 que había en 2005 se pasó a 14.813 en marzo de este año.
En lo que hay temas pendientes aún es en el destino de los créditos. Por ahora dominaron los sectores de comercio y de servicios, en tanto que el productivo crece, pero a menor ritmo. El desafío de la economía boliviana y de los bancos es estimular el aumento de los créditos para la industria y otras actividades productivas. No hay que olvidar, sin embargo, la dinámica de las pequeñas y medianas empresas en el sistema.
En este contexto, el Gobierno se apresta a concluir el proyecto de nueva ley de bancos, que podría conocerse a fin de mes. Hay confianza en la banca, el sistema está sólido y crece de forma espectacular. Por eso se espera que la nueva regulación acompañe esa tendencia y más bien no la ponga en riesgo, por el bien de la economía boliviana.
Publicar un comentario en la entrada