Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013

Evo Morales dice lo que quiere. después de acusar a la Iglesia acusa al empresario Samuel Doria Medina de "haber comprado un Juez" cuando se conoce que en cumplimiento de la CPE existe obligación de pagar lo justo por toda confiscación


El presidente Evo Morales acusó al empresario cementero y líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina de haber "comprado" al juez que falló a favor de la Sociedad Boliviana de Cemento para que la Gobernación de Chuquisaca pague más de 93 millones de dólares como compensación por la reversión del paquete accionario que tenía en FANCESA.

con el núm. 2 del Mas Santos Ramírez hoy en la cárcel de San Pedro, Evo Morales

 "Estos casi segurísimo, vamos a investigar, que se ha comprado un juez y que el juez falle para que el departamento de Chuquisaca devuelva plata al empresario cementerio ¿cuánto? más de 100 millones de dólares", dijo Morales.

Según el presidente Doria Medina se aprovechó de que era ministro de un Gobierno neoliberal para "adueñarse" de FANCESA en perjuicio del departamento de Chuquisaca, hecho que terminó con la decisión del Gobierno de nacionalizar la cementera en favor de la Gobernación.

"Los privatizadores de nuestros recursos naturales de los servicios básicos no tienen ningún programa de Gobierno, no tienen ideológia, sólo están pensando en la plata, yo estoy casi convencido, el empresario Samuel Doria Medina que estando de ministro se adueñado de muchas empresas del Estado, se ha adueñado de FANCESA", dijo Morales.

El presidente acusó a Doria Medina de querer quitarle recursos al departamento de Chuquisaca que se vería seriamente afectado de cumplirse el fallo determinado por un Tribunal Civil en la ciudad de Sucre.

La Gobernación de Chuquisaca ha impugnado la decisión de la justicia chuquisaqueña y el propio gobernador Esteban Urquizu ha asegurado que no pagarán esa indemnización que SOBOCE considera que es justa por el daño económico que significó la reversión accionaria.
Publicar un comentario en la entrada