Páginas vistas en total

miércoles, 8 de enero de 2014

unas frases de Evo con relación a los ferrocarriles, hoy venidos a mal, devolvieron cierta esperanza al Comité Impulsor del FFCC Aiquile Santa Cruz, presidido por don Ramón Claure, conocido por su preocupación por este tema, a pesar de la frustrante y nada patriótica actitud de Ramón Quintana que dejó a la Comisión con una palma de narices.

En los últimos días del 2013, el presidente Morales, en una de sus ya acostumbradas concentraciones de su militancia, transmitidas por algunos canales de televisión, se refirió en dos palabras a ferrocarriles y mencionó contar con la colaboración de un país amigo.

El Comité Impulsor del Ferrocarril Aiquile – Santa Cruz, fundado en octubre de 1997, en Cochabamba, remitió a Palacio de Gobierno documentos fundamentados impugnando la “capitalización” de los ferrocarriles. Esta impugnación a partir de 2005, fue más contundente, por dos motivos:

Primero, entre marzo 15 de 1996, fecha de protocolización de los Contratos de Concesión y Licencia de la “capitalización” de ENFE y marzo de 2005, transcurrieron 9 años en los que, los fundamentos de la impugnación del Comité fueron confirmados por hechos concretos: Descomposición y destrucción del Sistema Ferroviario de hondo contenido y efectos geopolíticos. 

Segundo, la presencia de Evo Morales en Palacio de Gobierno y su filosofía antiimperialista y anticapitalista, irradió nuevo optimismo y motivó que la impugnación del Comité Impulsor, sea más acentuada al punto de haber motivado que Ramón Quintana, hombre de confianza del Primer Mandatario, busque en su domicilio a Ramón Claure, Ejecutivo del mencionado Comité Impulsor y haber acordado la conformación de una Comisión Técnica que elabore una Agenda Ferroviaria. Se fijó el 18 de abril de 2007 para una reunión en La Paz y culminar la conformación de la Comisión –Técnica.

Han transcurrido 6 años, no se convocó a la reunión fijada para el 18 de abril de 2007, en los hechos, Quintana se burló del Comité Impulsor o hubo desacuerdos en el Gabinete Ministerial. 

Es aquí en que el anuncio de Evo Morales, está mostrando que por fin, la impugnación del Comité Impulsor, convenció al Primer Mandatario, no podía ser de otro modo, emprender la recuperación y recomposición de nuestros ferrocarriles. 

El anuncio vuelve a motivar una esperanza. El ferrocarril no es consigna política partidista, es patrimonio nacional, cumple funciones de integración nacional e internacional, es altamente competitivo y asume un rol geopolítico.

Bolivia no puede subsistir y progresar en el verdadero sentido de la palabra, como país, si no recompone y moderniza sus ferrocarriles. Si el anuncio del presidente Morales encamina el tema ferroviario por donde debe avanzar, el concepto del Cambio tan pregonado y los trece pilares de la Bolivia Digna y Soberana al 2015, podrán ser realidad, caso contrario, será un anuncio más de tinte demagógico con fines electorales.

Una Bolivia enclaustrada en el corazón de Sudamérica, sin un sistema ferroviario integrado, aun si la demanda marítima ante la Corte de la Haya fuese favorable, su nueva imagen geográfica y su consiguiente desarrollo, sin ferrocarriles, no podrá alcanzar sus objetivos. 

Que este 2014, nos ilumine a gobernantes y gobernados para comprender a cabalidad el rol de un Sistema Ferroviario con alcance nacional e internacional.
Publicar un comentario en la entrada