Páginas vistas en total

miércoles, 16 de septiembre de 2009

está probado que armas del ejército boliviano van a manos del gansterismo brasileño. se revela en crónica que Harold Olmos reproduce en su sitio web.

La revista televisiva brasileña Fantástico transmitió el domingo pasado por la noche un reportaje sobre armas del ejército boliviano encontradas en las ´favelas” de Rio de Janeiro. El programa tuvo un notable impacto en la opinión pública brasileña. El Agregado Militar de Bolivia en la Embajada en Brasilia rehusó hablar del asunto. Un amigo en Brasil me envió el link del reportaje de la revista, que a continuación transcribo. La traducción es del blog:

0-0

Durante dos años, la policía siguió los pasos de un hombre que se consideraba invisible. Antonio Jorge Goncalves dos Santos, preso el pasado julio, está acusado de ser el responsable principal de armar a las bandas de Rio.

Conversaciones telefónicas grabadas con autorización de la justicia, revelaron los negocios de Antonio con un traficante de armas en Bolivia.

Boliviano: El material que voy a entregarte cuesta 86.000.

Tony: ¿Cuesta cuánto…?

Boliviano: Ochenta y seis mil. Serían diez piezas grandes y veinte pequeñas.

Piezas pequeñas son pistolas. Piezas grandes son fusiles, los más codiciados por los bandidos. Sólo en junio de este año, Antonio dos Santos vendió 39 (fusiles) para una banda. En todo el año pasado fueron entregadas 500 armas a los criminales. La marca grabada en la ametralladora y el número de registro K 13447 no dejan dudas. Fue desviada del Ejército de Bolivia. Es una de las pruebas más importantes contra Antonio dos Santos.

” Nosotros lo consideramos el más importante suplidor de armas dentro del estado de Río de Janeiro”, afirma el subjefe de la Policía civil de Rio de Janeiro, Carlos Oliveira.

Las armas ingresaban a Brasil una por vez o en pequeños lotes por Corumbá , en Mato Grosso, y eran guardadas en un depósito clandestino en Caldas Novas, estado de Goias. De ahí seguían por carreteras secundarias en camionetas o camiones que pasaban por Uberlandia y Juiz de Fora, en Minas Gerais, hasta llegar a las favelas de Rio.

Corumba, fronteriza con Puerto Suárez, en Bolivia, no fue escogida al azar por las bancas. En este punto, en los dos lados de la frontera se tiene la impresión de que a nadie le interesa quién va o quién viene. Durante los dos días que Fantástico estuvo circulando entre las dos ciudades, no se notó ninguna fiscalización rigurosa.

Entre las armas contrabandeadas había en oferta inclusive ametralladoras antiaéreas.

Según los investigadores, Antonio exhibía un catálogo para que los traficantes pudiesen escoger mejor. Sobre la mano del bandido, un fusil salía por 50.000 reales. En total, las 28 armas listadas le rindieron 367.000 reales en apenas un día de negocio.

Pero ¿cuál es el poder de armas como éstas que fueron a parar en las manos de los bandidos?

Un tiro de fusil es capaz de atravesar a 15 personas en fila. Los disparos de una ametralladora atraviesan con facilidad una plancha de acero de cinco centímetros de espesor.

“La prisión de un traficante como este representa una disminución de la oferta de este tipo de armas en Rio. Eso ya se lo ve”, afirma Alan Turnowski, Jefe de la Policía Civil.

El hombre que fuera conocido como El Señor de las Armas es ahora sólo un presidiario más.

Septiembre 15, 2009 - Publicado por haroldolmos | Bolivia, Brasil |

Publicar un comentario en la entrada