Páginas vistas en total

martes, 13 de septiembre de 2011

todavía maniobrando. Evo es incorregible. dice una cosa y hace otra. esa idea de ser "el más vivo de todos" de tomar a otros por brutos o minusválidos lo está llevando al desastre. no confía en nadie "ni siquiera en su camisa" como Melgarejo.

Mientras Evo no encuentra ya más que inventar para intentar desprestigiar la marcha indígena, ahora en Yocumo bloquea la policía. ¡Como en las dictaduras!
Insólitamente Evo, que manda bloquear la carretera por matones y ahora por policías, acusó a los marchistas de ir muy lentos. Mientras tanto en Yocumo los matones de Fidel Surco parece que eran muy poquitos y fueron reemplazados por 450 policías armados (aunque ellos dicen que “no tienen armas”, pero se las vimos) que anunciaron que no permitirán pasar a la marcha.
Quieren impedir que los indígenas lleguen a La Paz y El Alto adonde el gobierno tiene información de que hay una enorme solidaridad popular. Si la marcha llegua, se hará multitudinaria y unirá los reclamos populares. Esto es lo que quiere evitar el gobierno.
El gobierno dice que “tienen demandas inatendibles” y que la carretera se hace “si o si”. Lo mismo que le vino a exigir Lula hace dos semanas. También dice que la marcha tiene “objetivos políticos”. Celso Padilla, dirigente guaraní, le respondió certeramente, la marcha tiene sus demandas legítimas, y también es legítimo que muchos de los indígenas se planteen la posibilidad de constuir un instrumento político dado que el gobierno del MAS ya no los representa. Algo parecido declaró el Congreso de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros, la necesidad de un instrumento político distinto al MAS, que represente a los trabajadores, campesinos y oprimidos.
Mientras tanto, la propaganda oficial dice que los indígenas tienen “mucha tierra”, hasta 800 hectáreas cada familia. Un disparate, una mentira consciente del propio Evo, que apunta a destruir las Tierras Comunitarias de Origen, que conquistó la marcha del 90. Los indígenas no tienen 800 hectáreas, ni 1 hectárea de tierra individual, sino comunitaria. La mayor parte de esas tierras, en Oriente, no son cultivables, sino bosques que deben ser preservados, como es el caso del Tipnis, en beneficio no sólo de los indígenas, sino del clima de todos los bolivianos. Destruir el Tipnis es quitarle el agua y el aire al pueblo de Cochabamba.
Intenta de esta forma Evo enfrentar a campesinos colonizadores con pocas tierra con los indígenas. En lugar de hacer una verdadera reforma agraria, entregando a los campesinos sin tierra o tierra insuficiente, el 80% de tierras cultivables que están en manos de los terratenientes produciendo soya y otros cultivos para importación, el gobierno de Evo defiende a los terratenientes e intenta destruir los bosques y enfrentar a campesinos sin tierra con indígenas. Una vez más el alumno supera a sus maestros neoliberales de antaño.
Si el gobierno quiere honestamente un diálogo es muy sencillo. Que Evo declare que la carretera no pasará por el Tipnis y podemos asegurar, que los indígenas están dispuestos a debatir todas sus otras legítimas demandas. Pero, repetimos, la intención del gobierno es totalmente distinta, tiene un compromiso con las transnacionales, con la constructora OAS y con el propio Lula, en hacer la carretera. Por eso no quiere negociar honestamente sino sólo intentar desgastar la marcha.
¡Viva la marcha indígena en defensa del TIPNIS!
¡Basta de amenazas de represión!
¡Por el inmediato retiro de la policía y matones masistas de Yocumo!
¡La carretera no pasará por el Tipnis! (Boletín oficial de los marchistas se nos pide publicar)
Publicar un comentario