Páginas vistas en total

martes, 7 de agosto de 2012

inteligencia militar está haciendo circular cifras del material de guerra, gastado, antiguo, insuficiente, de modo que se justifique un rearme como está ya sucediendo de origen chino y venezolano...pronto lo sabremos. hoy vendrán los anuncios desde Trinidad via Evo, claro


Las Fuerzas Armadas de Bolivia están en un estado crítico. La falta de requipamiento a la que están sometidas en los últimos años sigue igual en el Gobierno del presidente Evo Morales. La mayoría de los sistemas de defensa del país tienen entre tres y cuatro décadas de uso y, paulatinamente, están siendo dados de baja sin que se los reemplace. A esa conclusión llegan algunos generales en servicio pasivo y activo que fueron consultados por El Día, en ocasión del 187 aniversario de las FFAA.

El material bélico fue recibido por donación de otros países. 
Según un documento oficial al que accedió El Día revela, por ejemplo, que los 34 carros de combate SK-105 y 2 ARV SB 20 de industria austriaca fueron incorporados en 1979. 60 carros blindados de nacionalidad estadounidense ya forman parte del Ejército desde la década de los años 60 y se los conoce bien porque se utilizaron en los golpes militares de Estado de 1971 y 1980 para reprimir al pueblo. Los nueve aviones T-33 tienen una antigüedad superior a los 50 años, pero fueron reacondicionados en 1985 en Canadá. Otras nueve aeronaves del mismo modelo fueron dadas de baja o sufrieron percances. Dos helicópteros AS350 B Ecureuil franceses fueron incorporados en 2009 y se constituyen en los más modernos, además de ocho camiones Isuzu del mismo modelo.
El equipo de tierra de las Fuerzas Armadas es de industria austriaca, norteamericana, brasileña y suiza. Los vehículos son de nacionalidad italiana, austriaca y china. La artillería, que compone de varios equipos, es de origen chino. Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Argentina y España son los países que en su momento donaron a Bolivia.

Ven necesaria renovación y nuevos equipos tecnológicos. Un ex general de División del Ejército en servicio pasivo, que pide reserva de su nombre, asegura que Bolivia no está en condiciones para una eventual guerra y que el Gobierno no tiene una política de Estado para la renovación del armamento bélico. El general aclara que en ningún Gobierno se ha planteado la transformación de las Fuerzas Armadas porque no existe presupuesto para hacerlo. “La antigüedad del material bélico demuestra que la última renovación se hizo en el año 1979, después de ese año no hubo otra. Solo ha habido pequeños lotes, algunos se han comprado y otros han sido recibidos por donación”, aseguró la fuente consultada.
El coronel de la Fuerza Naval en servicio pasivo, Juan Carlos Zapata, dijo que las Fuerzas Armadas no necesariamente deben estar altamente pesadas porque hoy se ejecutan operaciones de cirugías, que consisten usar medios tecnológicos para eliminar a las cabezas enemigas. “Creo que nos falta implementar tecnología y con el satélite  tendríamos que cambiar toda la doctrina del Ejército”, aseguró Zapata. Al igual que el general de División del Ejército, el coronel de la Fuerza Naval coincide en la necesidad de plantear una renovación de las FFAA y en un proceso de capacitación permanente sobre la implementación de nuevas tecnologías. Aunque el general en reserva, Herland Vhiestrox Herbas, sostiene que es una exageración decir que el “armamento bélico es obsoleto y anticuado”, asegura que es necesario la modernización del equipamiento. “El militar es como el médico, puede ser el mejor del mundo pero si no tiene los instrumentos necesarios, no sirve de nada. Lo mismo sucede en las Fuerzas Armadas”, ejemplifica Vhiestrox. Los generales coinciden en que se necesitan armas, radares, equipos motorizados y medios de comunicación modernos para proteger las fronteras.
Pese a las deficiencias cumplen su rol.  El comandante de Guarnición, El Gral. Brig. Leopoldo M. Molina, aseguró que durante varios años las Fuerzas Armadas estuvieron olvidadas; sin embargo, dijo que ahora tienen el apoyo del Estado, aunque no acorde al crecimiento económico del país. Con relación al armamento bélico, el comandante indicó que la armada boliviana cuenta con buenos equipos en buen estado con los que cumplen su rol al servicio de Bolivia. El comandante sostuvo que hoy tienen más oportunidades de trabajar de cerca con el pueblo, como en la distribución del Bono Juancito Pinto, la Renta Dignidad y en la protección de los bosques.
El comandante del Grupo de Artillería y Defensa Antiaérea, (Gada) 93, Tte coronel Teófilo Medina,  dijo que tiene fusiles Galil, los FAL y FAB en buen estado para la instrucción militar. “Con el tipo de armamento que se nos ha sido asignado estamos entrenando en el uso de las mismas, que nos permiten tener combatientes calificados para que puedan realizar sus tareas”, expresó Medina, al señalar que las Galil son las últimas donadas hace 10 años.

En la base 'Diablos Rojos'
Helicópteros dejan de volar por antiguos
La realidad de la Fuerza Aérea Boliviana se refleja en la base Diablos Rojos. De 22 helicópteros marca UH-IH y dos aviones CESSNA. Del total, ocho están operan en la base, cinco fueron siniestrados, 10 dados de bajas y el resto fue relevado a otras misiones. Estos helicópteros, provenientes de la Guerra de Vietnan cumplen la función de luchar contra el narcotráfico, hacer interdicciones a fábricas, transportar tropas, abastecer a los campamentos y trasladar al personal de relevo. El capitán de Diablos Rojos, Luis Alberto Cuéllar, manifestó que la cantidad de aeronaves es insuficiente para cumplir con sus funciones. Cuéllar dijo que es necesario renovar la Fuerza Aérea. Anunció que los helicópteros donados por la Embajada de Estados Unidos en 1992 para la lucha de tarea conjunta contra el narcotráfico dejarán de operar en la base aérea boliviana. A pesar de las deficiencias las naves son utilizadas para instrucción y servicio social.
Publicar un comentario en la entrada