Páginas vistas en total

lunes, 3 de septiembre de 2012

Gregorio Iriarte "Honoris causa" de nuestra Universidad San Simón merecido honor que Gastón Cornejo pone de relieve. Todo honor al sacerdote Oblato de M.I.


Por iniciativa de la Facultad de Humanidades de la UMSS, se logró del Consejo Universitario la Resolución Nº 12/12 de 28 de junio del presente, el reconocimiento más auténtico: el nombramiento al Padre Gregorio Iriarte como: “Doctor Honoris Causa” de la Universidad Mayor de San Simón, primera en la educación superior. 

La honra muy merecida por cierto, más que al condecorado que tiene ganado el cielo por sus obras de bien, de intelectualidad pura, de simpatía y bondad, en un tiempo postmoderno que excluye valores y principios éticos, retorna en dignidad a la propia universidad y a las autoridades que aprobaron tal distinción. 

La Resolución epiloga una serie de considerandos: “Como justo reconocimiento a su valioso y destacado aporte como investigador, escritor, pedagogo, comunicador, beneficios todos en favor de la cultura, la democracia y la liberación nacional”. 

Efectivamente es sobresaliente en los diferentes ámbitos de la comunicación, los derechos humanos, la educación, el periodismo. Considera la UMSS que Gregorio constituye un referente humano de valores. Cuando fue Director de Radio Pío XII en las minas Siglo XX, Catavi se entregó entero a la defensa de los mineros y pobres de la región; como fueron Julio Tumiri y Luis Espinal Camps, al fundar la Asamblea Permanente de DDHH en 1976, defendiendo a los perseguidos durante los gobiernos de facto. Finalmente, observamos que la universidad vuelve a premiar los verdaderos méritos, evoco el Doctor Honoris Causa concedida al General Carlos Blanco Galindo luego de una magnífica presidencia en el gobierno de Bolivia, aunque también hubo un tiempo de equivocadas vanidades como sucedió con doctorados concedidos a engreídos analfabetos por interés de beneficios económicos.

Eduardo García Cárdenas en su libro “1967. San Juan, a sangre y fuego” traza un relato real de la actuación de Gregorio Iriarte en la fatídica “Masacre de San Juan” ordenada por el dictador René Barrientos Ortuño y su ministro Antonio Arguedas; bastaría ese capítulo de su vida para merecer todos los premios.

Siempre educador y optimista nos envía mensajes espirituales; he aquí algunos pensamientos suyos: “¡Toma tu tiempo! con la luminosa idea de ser feliz. Ése es el secreto de la eterna juventud. Toma tu tiempo para reír ¡Ésa es la música del corazón! 

Toma tiempo para leer…¡Es la fuente del conocimiento! Toma tiempo para escuchar, Toma tiempo para pensar… ¡Es la llave del éxito! Toma tiempo para jugar…¡Es la frescura de la infancia! Toma tiempo para soñar…¡Es el suspiro de la felicidad! Toma tiempo para vivir…¡Porque el tiempo pasa rápidamente y nunca regresa! Por último, toma tiempo para el amor…¡Ése es el secreto de la eterna juventud! Dios puede vivir en cualquier lugar del mundo, pero quiere vivir ante todo y sobre todo, en nuestros corazones…¡En tu corazón! Rdo. Gregorio Iriarte, bendice a todos ¡con la luminosa idea de ser feliz!”.

Portador de la palabra de Dios, yo lo considero el mayor valor de la “Iglesia, opción por los pobres”, junto a Leonardo Boff, Frei Betto, José Comblin, es nuestro máximo orgullo nacional en el campo del espíritu. Es la palabra bondadosa de Jesús en Cochabamba, viviendo en nuestros corazones. Gregorio dialogue con Dios sobre el futuro de la Patria. Felicidades al verdadero “Doctor Honoris Causa”.

Publicar un comentario en la entrada