Páginas vistas en total

jueves, 24 de enero de 2013

ante la racha de mala suerte de Evo Morales. 74 muertos 21 heridos en menos de un mes en las carreteras del Estado Pluri...tres formas de disminuir la tragedia.


Frenar las muertes. Tres formas

Inaudito. Inadmisible e imperdonable lo que está ocurriendo en las carreteras del país, que se han convertido en las vías de la muerte. Hay sin embargo tres formas de detener esa carnicería que deja tanto dolor, lágrimas y luto en las familias, casualmente entre las más pobres. No son fórmulas inventadas, sino medidas prácticas que se han aplicado en otras partes y que han logrado reducir al mínimo esos accidentes originados en factores humanos, técnicos y de infraestructura caminera.

La primera fórmula es restringir las licencias de conducir. Se deben otorgar a mayores de 18 años que den prueba de su capacidad teórica y práctica en el manejo de vehículos. Es criminal conceder permisos a granel, a cambio de algo (coima, servicios, simpatías, militancia política o muñeca) Fórmula Dos. El Estado, la autoridad de tránsito tiene que asegurarse que los vehículos están en condiciones mínimas de seguridad y funcionamiento. La inspección vehicular para el control de las normas, tiene que dejar de ser un show, un teatro montado dos veces por año para sacar plata a los conductores y bajo la apariencia de un seguro, llámese “Roseta” o “SOAT”, enmascarar las deficiencias de coches, camiones, buses, camionetas, etc., que tienen demasiada antigüedad, por tanto sus autopartes gastadas, que tienen desperfectos que la simple inspección ocular no llega a detectar, sino que la revisión tiene que ser realizada por medios técnicos, electrónicos, que sin lugar a equívoco califiquen la conveniencia o no de mantenerlos en uso. Por desgracia para sus propietarios, gran parte del parque automotriz debería estar en un cementerio de fierros, en lugar de circular por caminos y calles produciendo muertes y desgracias. Ahora mismo 74 muertos en menos de un mes y 210 heridos. Cifra espantosa que debe movernos a una acción efectiva.

Fórmula tercera. La infraestructura. No se puede escatimar ningún gasto en la conservación de las vías camineras, su mantenimiento técnico, comprobado por empresas auditoras, que son especialistas para prevenir  el mal estado de los caminos, de las obras civiles, para alarmar y en su caso prohibir la circulación por aquellos trechos que amenazan riesgos, como ser deslizamientos, derrumbes, inundaciones. Apelar a la tecnología, que via satelital permite ver a través de cámaras especiales instaladas en los caminos, en los cuellos de botellas, puntos neurálgicos el estado real de transitabilidad.

Si no se atienden los tres aspectos mencionados, los accidentes van a continuar con el costo dramático de vidas humanas.


Mauricio Aira
Publicar un comentario en la entrada