Páginas vistas en total

martes, 19 de abril de 2011

dirigentes mineros no permitiran que Evo tome el control de las minas de la suiza Glencore y la cadiense Pan American Silver. que tomen otras minas sugieren


Sindicatos mineros de Bolivia rechazaron el plan del presidente Evo Morales de confiscar minas administradas por la suiza Glencore y la canadiense Pan American Silver, informaron dirigentes del gremio.
"No vamos a permitir que el Estado tome control de esas minas, no podemos permitir que nos quite algo que hemos trabajado por años. Si el gobierno quiere reactivar minas que lo haga con las que están sin operar", dijo a la AP el dirigente minero César Lugo.
El ministro de Minería, José Pimentel, anticipó la semana pasada que el gobierno estudia la confiscación de cuatro minas, tres de ellas administradas por Glencore y otra por Pan American Silver, debido a supuestos incumplimientos.
El propio Morales anticipó el regreso a manos estatales de esas minas que el Estado entregó hace más de siete años a privados bajo arrendamiento o contrato de riesgo compartido.
Lugo es dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) y dijo que en las cuatro minas trabajan 5.000 mineros quienes han manifestado su rechazo al plan del mandatario. "El gobierno debe garantizar las inversiones privadas, nosotros dependemos de esas inversiones", dijo.
Otro dirigente, Germán Chaparro, sostuvo que el gobierno "no ha sido capaz de garantizar inversiones en minería" y su plan de "confiscar minas privadas productivas afectará la sostenibilidad de la industria".
Las minas Porco, Bolívar y Colquiri situadas en el sur y productoras de estaño y complejos de plomo y plata son administradas por Sinchi Wayra, filial de Glencore. La mina San Vicente, también en el sur, explota cobre, plomo y plata y es filial de Pan Amrican Silver.
La mina privada más grande es San Cristóbal de la japonesa Sumitomo, que el año pasado exportó zinc, plomo y plata por 900 millones de dólares. Ese yacimiento nunca fue del Estado.
Desde 2006, Morales nacionalizó varias empresas que antes eran del Estado, entre ellas de hidrocarburos con la promesa de industrializar el gas, pero no logró suficientes inversiones externas.
Con cotizaciones altas en el mercado internacional, los mineros de empresas privadas han logrado mejores salarios y no creen que el gobierno pueda ser un mejor administrador.
Los minerales son el segundo rubro en las exportaciones después del gas y el año pasado alcanzaron un máximo histórico de 2.405 millones de dólares.
La mayoría de las minas están en manos de mineros asociados a cooperativas pero no tienen tecnología ni capital, aunque generan más de 80.000 empleos.
Publicar un comentario en la entrada