Páginas vistas en total

domingo, 31 de agosto de 2008

el jet de lujo aerodinámico que utiliza evo cuesta un ojo de la cara. cuánto paga el tesoro de la nación?


Los vuelos de Pdvsa, la petrolera estatal venezolana, tienen un trato preferencial cuando llegan a la Argentina: dejan a los pasajeros en la zona militar del Aeroparque, el lugar donde operan los aviones oficiales y los que, a criterio del Gobierno, tienen una especial importancia. Quienes arriban allí son recibidos por personal de Migraciones y de Aduana, pero el área tiene una característica que se destaca ante el escándalo de la valija con dólares: no cuenta con escáneres para controlar los equipajes.
Fuentes que conocen en detalle el movimiento aeroportuario señalaron que, en los últimos meses, al menos ocho vuelos de Pdvsa ingresaron por el sector militar. El recuento no incluye los aviones de la comitiva del presidente venezolano, Hugo Chávez, que en su último viaje usó su Airbus 319 para 36 pasajeros y un Falcon 900, matriculado YV2039, para 18 personas.
En ese sector especial pidió detenerse hace dos semanas el chárter aéreo que trajo al en ese momento director del Occovi, Claudio Uberti, y a sus acompañantes, entre ellos, el misterioso Guido Alejandro Antonini Wilson. No pudo hacerlo porque no había lugar para estacionar el avión de Royal Air.
Personal de esa compañía no confirma ni niega la solicitud de usar el sector vip en la madrugada del 4 del actual. Quienes siguen de cerca la investigación afirman que ese pedido existió, pero que no partió del Ministerio de Planificación, por lo que no se le dio curso como sucede habitualmente. Uberti usó repetidamente el sector militar en la llegada de sus viajes al exterior en vuelos chárteres. Si esta vez hubiese ocurrido lo mismo, la valija de Antonini Wilson no sería famosa, simplemente porque ante la ausencia de escáneres nada hubiera delatado los fajos de billetes.
Los vuelos de Pdvsa tienen la particularidad de que sus pasajeros, supuestamente representantes del mayor nivel venezolano, no aparecen luego en el registro de audiencias de los funcionarios argentinos, algo que por ley debería ser consignado. Ni el ministro Julio De Vido ni Uberti informan de las posibles reuniones con Pdvsa que habrían motivado los viajes de los visitantes.
El 8 de marzo último, Chávez llegó a la Argentina para encabezar su acto en la cancha de Ferro Carril Oeste contra el presidente norteamericano, George W. Bush. Ese día aterrizó también en Aeroparque el avión de comitiva YV2039, tándem de aeronaves que aparecen en cada visita del mandatario venezolano. Un día después se sumó el Falcon 900 con matrícula YV2040, cuya propiedad es de Pdvsa. Luis D Elía reconoció en los últimos días que el acto en la cancha de Ferro fue financiado por Venezuela. La ruta de ese dinero no es aún conocida.
El 16 de marzo último aterrizó en Aeroparque el Falcon 50, matrícula N285CP. Volvió a esa pista el 28 de ese mes. Ese avión está registrado en los Estados Unidos a nombre de Citgo Petroleum, empresa que controla los negocios de Pdvsa en miles de estaciones de servicio norteamericanas. No fue la primera vez que ese avión visitó la Argentina. En julio de 2006 llegó como parte de una visita oficial a la cumbre presidencial de Córdoba. Pero en esa oportunidad operó como transporte de la delegación de Cuba.
Curiosamente, esos aviones se transforman en oficiales o empresariales, y es más difícil saber la nacionalidad de sus pasajeros porque indistintamente vuelan con comitivas venezolanas, cubanas o bolivianas.
Los vuelos de Pdvsa llegan al menos una vez por mes. El 14 de abril fue el turno del Falcon 2000 con matrícula N997CP, también de la petrolera venezolana. Una semana después aterrizó el Falcon 50, avión ejecutivo, con matrícula venezolana YV1496, una aeronave a la que Chávez suele recurrir para algunos viajes en los que no usa su avión presidencial. El 4 de mayo ingresó en Aeroparque el Falcon 50 YV1083, procedente de Asunción. Desde esa ciudad también llegó el 10 de junio el Falcón 50 YV1495, una aeronave que también registra varias visitas a Miami. Una visita registrada
Pocos días antes de que se desatara el escándalo de la valija de Guido Alejandro Antonini Wilson, llegó nuevamente la aeronave YV2040. Aunque ese 27 de abril trajo a bordo al presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, que a su vez está a cargo del Ministerio del Poder Popular para la Energía y el Petróleo. El gobierno de Venezuela y Pdvsa son sinónimos. Esa visita sí figura en las audiencias de los funcionarios, lo cual deja más dudas sobre la ausencia de las restantes.
Ramírez tuvo en esos días reuniones con el presidente Néstor Kirchner y De Vido. Supuestamente trataron los acuerdos que unos días después firmarían la Argentina y Venezuela sobre seguridad energética. Si es así, ¿cuál fue el sentido del viaje de Uberti y del titular de Enarsa, Exequiel Espinosa apenas días después a Venezuela?
En la madrugada del sábado 4 del actual, el vuelo chárter de Royal Air no pudo dejar a sus pasajeros en el espigón militar de Aeroparque. Allí estaba la aeronave YV2039, adelantada al avión presidencial de Chávez que llegaría tres días después. El gobierno chavista tenía entonces disponibles más de 50 plazas en sus aviones. Pero igual pidieron el aventón para los funcionarios de Pdvsa y para Antonini Wilson.
Desde ese episodio se frenó el puente aéreo especial con Caracas.
Por Daniel Gallo De la Redacción de LA NACION
Publicar un comentario