Páginas vistas en total

domingo, 28 de septiembre de 2008

el pretendido 67% no fue un cheque en blanco ratifica cayo salinas en los tiempos

Lo que no dijo ni García Linera menos Evo, fue si el triunfo electoral que recomiendan para la oposición asentada en las regiones, pasa porque se habilite o institucionalice el fraude, volteando el registro civil de las personas, otorgando cédulas de identidad desde casas de campaña, empadronando gente ya fallecida o clonando a quienes todavía siguen vivos para duplicar o triplicar identidades. Así, es más fácil ganar una elección, es más, así, hay más posibilidad de alcanzar el 67%. Por supuesto, es incuestionable el caudal que Evo tiene --no el MAS-- y que lo coloca por encima del 40% como el líder más importante en este momento. De ahí, a que pretendan que nos “banquemos” aquello del 67% y peor aún, que a título de aquél, ahora, resulte que el gobierno puede atropellar, chantajear, cercar ciudades, paralizar el comercio, transporte y exportación nacional con bloqueos, esgrimir un lenguaje feroz internamente y mostrarse angelical en el exterior, en fin, mofarse de la República y sus instituciones porque dizque, ese 67% había sido sinónimo de carta blanca, es inaceptable. La democracia no admite ganadores ni perdedores, sino, a unos que detentan el poder y lo ejercen gobernando para todos y no por siempre, y a otros que sin detentarlo, son parte de la realidad nacional, pertenecen a ella, y ejercen derechos y garantías constitucionales imprescriptibles. No verlo así y más bien, mirarlo como el gobierno lo está haciendo, es signo de autoritarismo y vandalismo político.
Ver todo el artículo en www.lostiempos.com y luego editorial
Publicar un comentario